15 Feb El Hospital del Vinalopó, a la cabeza de los hospitales valencianos en número de enfermos vacunados contra la gripe

JEFE.URGENCIAS-DM

Las Provincias / Mª Teresa Bolívar

15/02/2015

 

 

Las emergencias pediátricas por esta patología que llegan al centro se duplican estos días debido a las bajas temperaturas

 

La prevención es uno de los pilares en los que se apoya el servicio de Urgencias del Hospital del Vinalopó. Conseguir que el mayor número de pacientes crónicos se vacune contra la gripe es uno de los objetivos de esta área, para rebajar la presión asistencial durante el invierno y evitar a estos enfermos complicaciones derivadas de esta patología.

La pasada temporada el Hospital del Vinalopó lideró la lista de los centros valencianos en vacunaciones de este tipo y, en la presente, aspira a mantener una posición similar, con la ayuda de los médicos de familia del departamento, que conciencian a los usuarios desde las consultas de los centros de salud.

Esta circunstancia ha impedido el colapso del servicio por la gripe, además de la flexibilidad y el refuerzo de la plantilla de Urgencias en momentos puntuales como el actual, que se ha podido adaptar a los picos de demanda asistencial registrados estas últimas semanas por el aumento de procesos respiratorios.

Así lo afirma su máximo responsable, Blas Giménez, quien asegura que no es un hospital que tenga el problema de camas en los pasillos, pese a que el número de ingresos se dispara en estos meses.

Un incremento que, según indica, destaca sobre todo en el área de Pediatría, que ha duplicado el número de atenciones respecto a la media habitual. «Hemos pasado de ver unas treinta al día a sesenta o setenta», señaló el jefe del servicio, que mencionó los cuadros gripales como principal causa de consulta en el área que coordina.

En los adultos, el número de emergencias diarias ha crecido en medio centenar de casos aproximadamente. El área cuenta con el sistema de triaje Manchester, que se sirve de colores para clasificar los niveles de urgencias como leves, moderados o graves.

Esta herramienta ha permitido ajustar los tiempos de espera que, según el centro sanitario, se mantienen por debajo de los estándares nacionales, con una media de 30 minutos para los enfermos no graves, un tiempo que puede prolongarse unos diez minutos más en momentos puntuales como este, comentó el responsable.

Los pacientes leves, tal y como explica el médico, constituyen el 30% de las urgencias diarias y se atienden en la consulta rápida «porque normalmente no requieren de pruebas complementarias» para su diagnóstico.

Según la valoración del médico, la gripe «cada año llega más tarde». Los datos recogidos por el área de Urgencias así lo avalan. El pasado mes de diciembre se registraron en este servicio un total de 6.984 atenciones, de ellas 1.437 fueron infantiles y 5.547, de adultos. Mientras que en enero fueron 7.952, 1.677 de niños y 6.275 de adultos. Por su parte, en los doce primeros días del presente mes ya se habían atendido casi 3.000 casos.

Unas cifras similares a las registradas en la temporada 2013-2014, con un pico asistencial en enero, un mes en que se atendieron 8.320 consultas. Giménez también precisó que la gripe fue más virulenta hace tres años y cogió un poco por sorpresa al equipo de Urgencias, que desde entonces ha puesto en marcha varias iniciativas encaminadas a evitar la saturación en el área.

Además de la promoción de la campaña de vacunación entre los grupos de riesgo y sobre todo los pacientes crónicos, el hospital también dispone de un plan de seguimiento de estos enfermos, con visitas establecidas y un contacto permanente, durante todo el año, para detectar de forma inmediata cualquier cambio en su salud.

Una labor que se apoya desde la Unidad de Hospitalización a Domicilio. Según Giménez, el departamento cuenta con un alto porcentaje de población de la tercera edad, que requiere mayores cuidados.

 

Un centenar de profesionales

Alrededor de un centenar de profesionales desempeñan su actividad en el área de Urgencias del Hospital del Vinalopó, de ellos 31 son médicos. El jefe del servicio explicó que el sistema de trabajo de los facultativos no está organizado por el modelo clásico de guardias de 24 horas, sino por turnos.

«Nos permite una mayor conciliación de la vida laboral y familiar y ofrecemos una asistencia de igual o mejor calidad, al no alargar tanto la jornada y estar en mejores condiciones», agregó.

 

El servicio, que en las últimas semanas ha contado con un mayor refuerzo de personal, atiende una media de 76.000 urgencias al año y cuenta con 32 camas de Observación y 17 puestos en boxes, además de una consulta rápida y una zona exclusiva de Pediatría.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies