02 Feb Entrevista a Jose David Zafrilla, Director Adjunto a Gerencia de los Departamentos de Salud de Torrevieja y Vinalopó

02022015101948zafrilla

SALUT I FORÇA /

02/02/2015

 

 

José David Zafrilla camina hacia su undécimo año trabajando en el modelo concesional en diferentes puestos de
responsabilidad como adjunto de enfermería, director de enfermería, y desde hace unos meses, director adjunto a gerencia, una experiencia que define como “muy positiva”. Su realidad del día a día no le impide mirar más allá y muestra su “preocupación” ante los nuevos retos a los que se tiene que enfrentar el Sistema Nacional de Salud por el considerable aumento de las enfermedades crónicas, el envejecimiento de la población y la actual coyuntura económica. Recientemente, su trabajo ha sido reconocido por el Colegio de Enfermería de Alicante y el Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA) que lo ha nombrado ‘Colegiado de Honor’ con motivo del Día de la Enfermería de la Comunidad Valenciana.
P. Desde que asumiera el cargo de director adjunto a Gerencia de los Departamentos de Salud de Torrevieja y Vinalopó ha transcurrido apenas medio año. ¿Cómo está siendo la experiencia?

R. Intensa pero apasionante. En todos los puestos, tanto asistenciales como de gestión que he desempeñado, he intentado hacerlo con honestidad, esfuerzo y lealtad; y en este nuevo cargo, con la complejidad y responsabilidad que conlleva, trataré de hacerlo con las mismas premisas. El balance es muy positivo, y reconozco que el punto de partida era el adecuado. Hasta el momento, he querido fijar mi atención en las personas, es muy importante hacer equipo y compartir la misma visión: la importancia del paciente como eje del sistema.

P. ¿Qué retos tiene por delante?

R. El reto más importante es seguir manteniendo el nivel de calidad asistencial que el grupo Ribera Salud viene ofreciendo desde el año 1999, con la apertura de la primera concesión: el Hospital de La Ribera de Alzira. Nos enfrentamos a la misma complejidad de siempre pero en un entorno de mayor dificultad por los retos a los que se enfrenta nuestro sistema público de salud agravado por la coyuntura económica. Pero contemplamos el futuro con optimismo y pensamos que haciendo las cosas bien siempre se obtienen buenos resultados. Seguiremos centrados en el autocuidado de nuestra población y de nuestros pacientes para ayudarles a alcanzar el mayor nivel de salud posible. Y queremos dar visibilidad al magnífico trabajo que realizan diariamente nuestros profesionales en los Departamentos de Salud Torrevieja y Vinalopó quiénes, en los últimos meses, han recibido críticas por trabajar en un modelo público de gestión privada. Y aunque no podemos evitar que el modelo de concesión administrativa forme parte del debate político, no vamos a permitir que se cuestione la profesionalidad, la ética, la formación y el buen hacer de nuestros trabajadores.
P. Corríjame si me equivoco pero creo que no es habitual que un enfermero ocupe este tipo de puesto directivo. ¿Cree que en general el perfil de enfermero está minusvalorado en las organizaciones sanitarias?

R. No es habitual que un enfermero ocupe un puesto directivo de este nivel, pero no es aislado. Cada vez más, las enfermeras están ocupando puestos de alta dirección, tanto en los hospitales como en atención primaria, incluso en las mismas Consejerías de Sanidad. No creo que el perfil de enfermero en la relación con los equipos directivos y las instituciones sanitarias esté minusvalorado; la orientación al paciente y la gestión hace que los profesionales de enfermería sean un pieza fundamental en el control y la calidad de los servicios que prestamos, pero también es cierto que para puestos de mayor responsabilidad existe todavía una cierta tendencia a buscar barreras para el desarrollo de diferentes profesionales. De los valores que defiende mi empresa creo que la orientación al paciente y el valorar a los profesionales por lo que son capaces de hacer y no por lo que son es lo que ha permitido mi acceso a este puesto de primer nivel y pondré todo mi esfuerzo para agradecer esta confianza que han depositado en mí.
P. ¿Qué representa para usted el reconocimiento como ‘Colegiado de Honor’ por parte del Colegio de Enfermería de Alicante?

R. Supone una grata sorpresa y un orgullo personal muy grande recibir el reconocimiento de compañeros que trabajan día a día por el desarrollo de la profesión enfermera. Creo que me uno a un ‘club’ de colegiados de honor que está formado por profesionales con una trayectoria brillante. Llegué a la provincia de Alicante hace cuatro años y he sentido el respeto, cariño y cercanía de mis compañeros de profesión desde el primer día. La colaboración con las Direcciones de Enfermería de todos los Departamentos de Salud es inmejorable y la relación actual con la mayoría de compañeros va más allá de la relación profesional y se ha transformado en amistad personal. Del mismo modo ha ocurrido con Belén Payá, Presidenta del Colegio de Enfermería, y con José Antonio Ávila, Secretario del Colegio de Enfermería de Alicante y Presidente del Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana, la relación es de estrecha colaboración, trabajo conjunto y disposición absoluta. Ya estaba acostumbrado al buen hacer del Colegio de Enfermería de Valencia, con su presidente Juanjo Tirado a la cabeza, y en Alicante, la cercanía y profesionalidad de Belén está siendo muy importante en la apertura y desarrollo del Departamento de Salud del Vinalopó.

 

P. En la última Gala de la Salud de Alicante se premió el proyecto Más Salud desarrollado en los departamentos de Torrevieja y Vinalopó. ¿En qué consiste y qué resultados está teniendo?

R. Desde hace un par de años, en Ribera Salud, estamos desarrollando el Plan de Crónicos que recoge todas las iniciativas, instrucciones y premisas que marca la Conselleria de Sanitat para tratar de reorientar la asistencia sanitaria que recibe este tipo de paciente. A diferencia de otros planes, nosotros queremos abordar la cronicidad en su totalidad; actuando desde la promoción de estilos de vida saludable y la prevención de factores de riesgo, hasta la gestión del paciente crónico complejo, pasando por el autocuidado y la gestión integrada de la enfermedad. El proyecto Más Salud coordina todas las acciones que se realizan en promoción de la salud y que implican a Ayuntamientos, escuelas, asociaciones de vecinos, asociaciones de pacientes, etc. Se ha trabajado mucho durante estos años y 2015 será un año de consolidación. Este reconocimiento supone una motivación para todos los profesionales implicados. Desde la Dirección estamos convencidos que es un proyecto ‘ganador’ porque la población ‘gana’ en salud.
P. Trabaja desde hace años en el grupo que ha desarrollado el modelo público privado en sanidad que como sabe es cuestionado por algunos sectores. ¿Cómo vive las críticas desde dentro?

 R. Aunque no me afectan en el día a día y en absoluto me impiden avanzar, sí que me molesta la subjetividad y la desinformación que existe sobre el modelo. Personalmente soy estatutario en excedencia de la Conselleria de Sanitat, he trabajado en más de diez puestos asistenciales antes de llegar a Alzira y puedo afirmar, con rotundidad, que la calidad asistencial, la seguridad del paciente y el arsenal diagnóstico y terapéutico de las concesiones está al nivel de los mejores centros de gestión directa. Es verdad que la flexibilidad en la gestión de los recursos humanos y materiales, la disminución de burocracia unida a la apuesta decidida de la Dirección hacia la orientación al paciente, hace que el modelo concesional tenga menos barreras para transformar este magnífico sistema de salud del que gozamos porque, para que siga siendo sostenible, necesita cambios estructurales. Las concesiones son parte de la solución y, en ningún caso, son parte del problema. Son centros públicos, pertenecientes a la red pública, controlados por la Consellería de Sanitat, y donde la prioridad es el paciente, su cuidado y su bienestar. Para quién tenga dudas, los resultados asistenciales son públicos y transparentes y están al alcance de todas las personas que quieran consultarlos.
P.-¿Cuál es la clave para ser un buen enfermero?

R. En mi opinión la clave para ser un buen enfermero es la misma que para ser bueno en cualquier profesión, es decir, amar lo que haces, cultura del esfuerzo y dedicación. Es verdad que las profesiones sanitarias necesitan de la vocación para poder superar las experiencias profesionales que afectan en lo personal; vivir la enfermedad, el sufrimiento y la muerte de cerca desgastan y tenemos que encontrar herramientas para encontrar mensajes positivos en circunstancias negativas



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies