26 Ene El Hospital Universitario de La Ribera utiliza una técnica molecular que predice la recidiva pulmonar

2801201592105recidiva

DMedicina – Diario Médico / Enrique Mezquita

26/01/2015

 

 

La recidiva en cáncer es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los profesionales que trabajan en este campo. Por ello, es de vital importancia el desarrollo y manejo de técnicas o sistemas que permitan detectar esta posibilidad. Con este objetivo, el Hospital Universitario de La Ribera, en Alzira (Valencia), ha incorporado una avanzada técnica molecular que permite predecir la reaparición de un cáncer de pulmón.

Esta metodología consiste en el estudio del ganglio centinela (el tejido más cercano al tumor) mediante un avanzado equipo de biología molecular, conocido como termociclador a tiempo real de última generación, que analiza los tres genes marcadores más determinantes en cáncer pulmonar: CK7, Ceacam5 y Plunc. Este análisis se realiza sobre una muestra obtenida durante la propia intervención en la que se extirpa el tumor, lo que evita que el paciente tenga que ser reintervenido.

Su resultado -positivo o negativo- permite conocer a los profesionales la probabilidad de que el cáncer se reproduzca en un futuro en el propio pulmón o en sus zonas adyacentes. Si el resultado del estudio molecular es positivo, se aplican sobre el paciente unas estrategias preventivas de vigilancia, que incluyen exploraciones clínicas periódicas y exámenes con TC o broncoscopias, para detectarlo en su fase más inicial y así aumentar la tasa de supervivencia de los pacientes en un alto porcentaje.

 

Expresión específica 
En relación a la selección de los genes marcadores, Ángel Zúñiga, jefe del Servicio de Biología Molecular de La Ribera, ha explicado a DM que se basa en trabajos publicados previamente: “Se hizo una búsqueda de 13 marcadores y se seleccionaron estos tres porque son genes con una expresión específica de tejido pulmonar y que no se expresan en tejidos linfoides. Cuando en un ganglio detectas expresiones de estos genes, cabe sospechar que el ganglio pulmonar presenta células tumorales de origen metastásico”.

Respecto a las ventajas de este abordaje, José Marcelo Galbis, jefe del Servicio de Cirugía Torácica, ha recordado que “el 40 por ciento de los pacientes con carcinoma pulmonar en estadio I recidivan a los cinco años, tasa demasiado elevada dada la baja estadificación. Como sabemos que el carcinoma pulmonar tiene gran tropismo por los ganglios linfáticos, siendo responsables de la afectación regional, el realizar un estudio exhaustivo de las adenopatías más cercanas al tumor nos dará una mejor aproximación al estadio real de la lesión”. Por el momento, el estudio se ha centrado en el estadio I patológico para evitar interferencias con otras variables que hagan que la muestra no sea homogénea.

 

Datos objetivos 
“Al ser el estadio incipiente y con mejor pronóstico, el estudio realizado se puede relacionar más adecuadamente con la posible afectación molecular de las adenopatías citadas (ganglio centinela)”, ha dicho Galbis.

El centro de La Ribera ya ha llevado a cabo estas pruebas en un total de 97 pacientes y las primeras conclusiones de los estudios han detectado en 38 de ellos una alta probabilidad de que se reproduzca el cáncer en un futuro. Partiendo de los resultados, Galbis ha matizado que “se está analizando la repercusión de los hallazgos moleculares en la patocronia de la enfermedad y su posible influencia en una temprana recidiva de la misma”. En España se diagnostican al año unos 20.000 nuevos casos de la enfermedad. El 85 por ciento está relacionado con el tabaco. El centro recibió el pasado septiembre la acreditación como Centro de Referencia Nacional en Oncología Molecular de la Sociedad Española de Anatomía Patológica.

 

ABSOLUTA NECESIDAD DE COLABORACIÓN

El proceso de desarrollo de esta técnica necesita de la participación coordinada de expertos: cirujanos torácicos, patólogos, biólogos moleculares, oncólogos, médicos nucleares y anestesistas. Según Galbis, “la colaboración multidisciplinar es esencial, tanto para realizar las pruebas pertinentes como para la interpretación de resultados. Sólo un equipo cohesionado puede llevar a cabo un estudio de esta complejidad”. Un buen ejemplo de esta labor lo representa el propio Hospital de La Ribera, que atiende cada año una media de 350 cánceres de pulmón.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies