20 Nov Dr. José Miguel Cuevas, Jefe de oncología del H. Universitario de La Ribera: Sobreviviendo al cáncer de mama

Las Provincias /

20/11/2014

 

 

Este artículo surge a colación de algunas informaciones aparecidas durante el último mes, que cuestionan que el cáncer de mama en nuestro país, comunidad autónoma, y también en la Ribera, está alcanzando tasas de supervivencia del 80%. Más que cuestionar este porcentaje, creo que deberíamos felicitarnos entre todos, profesionales y administraciones, por haberlo alcanzado.
Y no soy yo quien afirma que hemos logrado esta tasa de supervivencia del 80%, sino que lo avalan y certifican diferentes estudios internacionales de sociedades médicas y científicas.
En este sentido, señalar, el más relevante,: el informe EUCAN 2012, recientemente publicado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), que es el organismo especializado para el cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Con datos del año 2012, los más actualizados a nivel mundial sobre incidencia, prevalencia y mortalidad por cáncer de los 28 tipos más frecuentes en la Unión Europea (27) y cada uno de los 40 países europeos individuales.
Según este informe, España ha sido el país europeo con menos mortalidad por cáncer de mama en 2012, con una tasa del 16,7, lo que implica que la tasa de supervivencia global supera en nuestro país el 80%. Y ello situándose España en el centro de la tabla en cuanto a incidencia de cáncer de mama se refiere, con una tasa de incidencia de 84,9 por 100.000 habitantes.
Sin perder de vista que no debemos relajarnos en la lucha contra esta enfermedad, creo que estos datos son especialmente positivos y esperanzadores, para los ciudadanos y para los profesionales.
Por lo que se refiere a la incidencia, el hecho de encontrarnos en la media europea, evidencia que la adopción generalizada de los exámenes de detección precoz nos está permitiendo detectar cada vez más casos de cáncer de mama, en estadios cada vez más tempranos y cuando apenas han dado señales de alarma.
Cabe destacar por su acierto y eficacia, el Programa de cribado de mama que la Conselleria de Sanitat lleva a cabo en la población diana, es decir, en mujeres entre 45 y 69 años y que, en el caso de nuestra comarca, el Hospital de la Ribera alarga hasta los 80 años en aquellas mujeres que así lo desean.
No hay que obviar el papel de las campañas de información y sensibilización sobre hábitos saludables que llevan a cabo administraciones estatales, autonómicas y municipales, junto a asociaciones de afectados y la propia Asociación Española Contra el Cáncer cuya ingente labor permite abarcar ámbitos a los que las administraciones médicas y políticas no podemos llegar.
En la consecución de la elevada tasa de supervivencia con que cuenta nuestro país, estamos asistidos por el vertiginoso avance de la tecnología sanitaria, con equipos de diagnóstico y tratamiento absolutamente revolucionarios (radioterapia, braquiterapia, tomosíntesis 3D).
Obviamente, no todos los tumores de mama son iguales. Hay muchas variedades, según hablemos de cánceres metastásicos, de tumores con determinadas alteraciones moleculares, etc. Los estudios e investigaciones llevados a cabo en los últimos años en nuestro país, y también en la comarca, han permitido ofrecer tratamientos individualizados, más eficaces y seguros, atacando a los tumores según sus características específicas y disminuyendo considerablemente los efectos secundarios.
Hay que destacar la apuesta por la investigación desde los servicios de Biología Molecular de nuestros hospitales, entre ellos, también el del Hospital de la Ribera, recientemente acreditado como centro de referencia nacional en Oncología Molecular por la Sociedad Española de Anatomía Patológica.
No es ésta una cuestión para entrar en controversia o politizar. Hemos avanzado mucho en aumentar la tasa de supervivencia del cáncer en general, y del de mama en particular. A ello ha contribuido la inversión de recursos públicos y privados en la investigación y el desarrollo de tratamientos más eficaces, así como el trabajo, la dedicación y el compromiso de muchos de los profesionales que nos enfrentamos día a día a esta enfermedad, grupos multidisciplinares que podemos abordar el tumor desde todas sus vertientes. Llevamos mucho recorrido, aunque aún nos queda trecho por salvar.

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies