15 Ago Especialistas del Hospital Universitario de La Ribera estiman que un 50% de mayores sufre trastornos del sueño por calor

Europa Press /

15/08/2014

 

 

Especialistas del Hospital Universitario de La Ribera, en Alzira (Valencia) estiman que un 50 por ciento de los ancianos sufre algún tipo de trastorno del sueño derivado de las altas temperaturas veraniegas. Según explican los expertos, los mecanismos responsables de regular la temperatura corporal son menos eficaces con la edad, por lo que en la época estival son habituales las dificultades para conciliar el sueño en personas con edades superiores a los 65 años.

   Las personas de la tercera edad son las “más perjudicadas” en estos casos ya que en verano suelen sufrir alteraciones en su ciclo del sueño. El jefe de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario de La Ribera, el doctor Javier Puertas, ha explicado que “aunque en verano la tendencia es a acostarnos más tarde, es importante mantener el horario regular de sueño, levantándonos siempre a la misma hora, haciendo ejercicio a la misma hora y aprovechando la exposición al sol, que es el mejor sincronizador de los ritmos biológicos”, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

El especialista ha señalado que la falta de un descanso de calidad “puede provocar efectos indeseables como el deterioro de la alerta, la memoria, del estado de ánimo, concentración y sensación de desmotivación, lo que puede llegar a provocar en las personas mayores accidentes domésticos y de tráfico, y a reducir de manera significativa el rendimiento durante el día”.

CONSEJOS PARA UN CORRECTO DESCANSO

Con el objetivo de obtener una buena higiene del sueño durante esta época veraniega, los expertos del Hospital de Alzira recomiendan una serie de consejos para que las personas mayores eviten estos problemas en el descanso. Para ello, los especialistas aconsejan fijar y mantener un horario regular para dormir y despertar, así como realizar siestas de no más de 30 minutos.

Igualmente, se aconseja no beber alcohol 2-3 horas antes de acostarse; evitar determinadas sustancias estimulantes (cafeína, chocolate, té o tabaco) al final del día y no ingerir comidas copiosas, picantes o muy dulces 3-4 horas antes de acostarse.

Asimismo, es conveniente hacer ejercicio regularmente por la tarde, cuando las temperaturas han descendido, pero no justo antes de acostarse; dormir con ropa de cama transpirable; fijar una temperatura confortable y mantener una buena ventilación en dormitorio, y eliminar ruidos molestos y luces innecesarias.

Además, el doctor Puertas aconseja “realizar actividades relajantes antes de acostarse (leer, oír música relajante), y reservar la cama sólo para dormir, no para ver la televisión, trabajar o leer. Las personas mayores deben acostarse cuando aparezca el sueño (evitando siempre quedarse dormido en el sofá) y no permanecer en la cama en caso de desvelo.

Por último, se aconseja no dormir con el aire acondicionado activado toda la noche ya que la temperatura corporal desciende notablemente mientras se duerme, por lo que la persona puede enfriarse en exceso. “Un ventilador indirecto puede ayudar en las noches más calurosas”, ha afirmado el especialista.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies