07 Jul Disfruta del verano con los cinco sentidos

09072014140113verano

Las Provincias /

07/07/2014

 

 

Verano no es solamente sinónimo de playa, calor, baños y descanso bajo el sol. También implica cuidados. Sumergidos en el estado de ‘relajación total’, los buenos propósitos se quedan olvidados hasta el mes de septiembre cuando se desempolva la agenda, la piel reclama hidratación y la báscula solo dice verdades verdaderas.

 

Las altas temperaturas, el cambio de los hábitos alimenticios, también del sueño, y las actividades que se realizan en esta época pueden favorecer la aparición de las molestias propias de esta época del año. Por eso es conveniente al inicio del período estival conocer algunas recomendaciones básicas para disfrutarlo al máximo.

 

A través de los cinco sentidos, los profesionales del grupo Ribera Salud, hacen un repaso de los principales cuidados a tener en cuenta para disfrutar de un verano saludable.

 

El sentido del tacto

Las exposiciones prolongadas al sol pueden tener como consecuencia, quemaduras solares, golpes de calor o insolaciones. Los niños, los ancianos y las embarazadas son especialmente vulnerables. Está demostrado que el sol mejora nuestro estado de ánimo y que aumenta los niveles de vitamina D de nuestro organismo, lo que ayuda a reducir el impacto de complicaciones comunes en la vejez, como la osteoporosis y otros problemas en los que se ven comprometidos los huesos, así como en la prevención de las enfermedades coronarias. Ahora bien, para conseguir estos efectos positivos, basta con pasear unos minutos cada día y siempre con protección solar.

 

El sentido de la vista

La protección de los ojos contra la radiación solar es crítica durante todo el año, pero especialmente en verano. Las consecuencias a largo plazo de los rayos ultravioleta (UV) cuando no se protegen los ojos pueden llegar a ser, en los casos más graves, cáncer de párpado, estenosis canalicular, cataratas, retinitis, quemaduras y crecimiento anormal del tejido de la córnea.

Los expertos recomiendan que, al igual que hemos incorporado el uso del protector solar a nuestra rutina cotidiana de los días soleados, ha llegado el momento de prestar más atención a nuestros ojos. Unas gafas de sol homologadas, con protección ultravioleta y filtro solar es un elemento clave para que nuestra salud ocular no corra ningún riesgo en los meses estivales. Los profesionales aconsejan, además, hidratar los ojos con lágrimas artificiales, consumir una alimentación rica en carotenos y vitaminas A, E y C, no usar las lentillas en playas y piscinas, no frotar los ojos cuando les entra arena para no arañar el globo ocular y usar sombrero si se va a leer bajo el sol.

 

El sentido del olfato

Con los calores del verano el aire acondicionado se convierte en un gran aliado para poder soportar las altas temperaturas, pero si no se le da un buen uso, también puede convertirse en un enemigo para nuestra salud pues produce, entre otros trastornos, sequedad nasal. La sequedad nasal provoca que la persona respire por la boca, haciendo que el aire no llegue ni filtrado, ni caliente, y sí sucio, causando irritación de garganta, faringitis o bronquitis.

El tratamiento ideal para evitar la resequedad es la hidratación. Ingerir abundantes líquidos durante todo el día, principalmente, agua. Lo mejor es que la nariz produzca su propia hidratación y se evite el uso de lubricantes o medicamentos tópicos. Cuando esto no sucede, es necesario la utilización de sustancias salinas que lubriquen la nariz.

 

El sentido del oído

En verano son frecuentes las otitis o infecciones de la parte externa del oído. Los baños en el mar y piscinas ocasionan que, tanto pequeños como mayores, se vean obligados a visitar al médico para tratar un fuerte dolor de oídos, muy molesto, para quienes lo sufren. Aproximadamente un 60% de los casos corresponden a niños con edades comprendidas entre los 2 y los 12 años, cuyo conducto auditivo es más estrecho.

Los otorrinos desaconsejan el uso de bastoncillos, prescindir de baños en zonas contaminadas, no lavarse frecuentemente los oídos con jabón y mantenerlos secos. Para ello, recomiendan el uso de tapones de oídos para el baño, secarlo bien después del baño con una toalla o inclinando la cabeza a un lado, e incluso, utilizando un secador de pelo con aire templado.

 

El sentido del gusto

El verano es una época del año en la que los hábitos alimentarios saludables pueden verse afectados. Los profesionales inciden en la importancia de realizar cinco comidas al día para mantener una rutina y evitar saltarse alguna de ellas. De esta manera, el cuerpo recibe todos los nutrientes que necesita. Además, es aconsejable para controlar la sensación de hambre, para tener energía durante todo el día y para no alterar otras necesidades fisiológicas, como el sueño.

Durante estos meses, además, hay que extremar las condiciones de limpieza de todos los elementos que intervienen en la preparación de los alimentos y conservar, de manera adecuada, los productos antes y después de su consumo. En esta línea, es recomendable lavar minuciosamente las frutas y las verduras, no dejar los alimentos a temperatura ambiente más de una hora y cocinar, muy bien, el pescado para evitar que el parásito del Anisakis penetre en el cuerpo ocasionado vómitos, náuseas y alteraciones en el ritmo intestinal.

 

Todos los profesionales del grupo Ribera Salud están a tu servicio en los Hospitales y Centros de Atención Primaria de La Ribera, Denia, Torrevieja y Vinalopo-Elche para que disfrutes de un verano con los cinco sentidos. ¡Síguenos! www.hospitalnews.es @ModeloAlzira



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies