12 Abr Vicente Muedra, médico del Hospital de La Ribera y profesor de Medicina de la CEU-UCH, participa en el hallazgo de una alternativa farmacológica a la administración de la proteína en cirugía cardiaca

04122014144125la ribera

Diario Médico /

04/12/2014

 

 

  • Los glucocorticoides mejoran la antitrombina

  • Investigadores de diversos centros valencianos han hallado una alternativa farmacológica a la administración de la proteína en cirugía cardiaca.

 

Las guías clínicas recomiendan el empleo de concentrado de antitrombina (AT), o en su defecto plasma fresco, para tratar el déficit de esta proteína en las intervenciones cardiacas. Sin embargo, esta terapia no está exenta de los riesgos inherentes a toda transfusión de hemoderivados. Un equipo de investigadores de la Universidad CEU-Cardenal Herrera (CEU-UCH), la Universidad de Valencia (UV), el Instituto de Biomedicina de Valencia-CSIC y el Hospital Universitario La Ribera ha hallado una alternativa farmacológica a la administración de AT, que favorecería la síntesis de esta proteína de forma natural en el cuerpo humano: el tratamiento con glucocorticoides. El estudio se ha publicado en Thrombosis Research.

Según explica Vicente Muedra, profesor del Grado en Medicina de la CEU-UCH e investigador principal del proyecto, “numerosos estudios prospectivos han demostrado una correlación inversa entre los niveles plasmáticos de AT durante el periodo intra y postoperatorio inmediato de la cirugía cardiaca y complicaciones postoperatorias: mayor necesidad de transfusiones, fracaso renal agudo, bajo gasto cardiaco, disfunción pulmonar, infarto perioperatorio, isquemia mesentérica, reintervenciones y prolongación de la estancia hospitalaria”.

 

Preocupados por este fenómeno, expone Muedra, “nuestro grupo de investigación se propuso explorar, sobre un modelo de experimentación celular (células de hepatoma HepG2), una alternativa terapéutica que optimizara los niveles de AT mediante la activación de mecanismos endógenos de síntesis de AT a nivel celular”. Estos trabajos demostraron “la existencia de receptores hormonales nucleares (NHR) que actuarían como elementos reguladores de la expresión génica del Serpinc1 (gen que codifica la síntesis de la proteína AT en la célula humana)”. Además, se llegó a determinar el comportamiento de determinados ligandos que, modulando los NHR, podían acelerar la expresión del gen”.

 

Ensayos clínicos
Entre estos ligandos destacó el GW4064 (el más potente activador del gen Serpinc1, pero todavía en fase experimental), los retinoides y los glucocorticoides (dexametasona, cortisona y metilprednisolona). “De entre todos ellos, los glucocorticoides ofrecían una mayor traslacionalidad hacia la clínica. Y apostamos por ellos”, señala Muedra.

Llegados a este punto, los investigadores diseñaron dos ensayos clínicos. El primero de ellos, de carácter prospectivo, “reveló que en relativamente pocos minutos, los niveles plasmáticos de AT se incrementaban significativamente en el grupo de tratamiento respecto al de control”.

Un segundo estudio de carácter retrospectivo mostraría que, “en el grupo de los pacientes con terapia corticoide crónica, la disminución de AT postoperatoria se atenuaba, y que la recuperación de los niveles normales AT se veía ciertamente acelerada en el tiempo”, comenta el experto.

De ambos estudios “puede concluirse que la terapia con corticoides puede contribuir a optimizar los niveles plasmáticos de AT” y su administración en algunos contextos quirúrgicos debería evaluarse a fondo.

 

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies