07 Mar Mariano Guerrero, director de Planificación y Proyectos de Ribera Salud, en el XVII Foro de la Industria Farmacéutica

10032014114857FORO

Diario Médico / Rosalía Sierra

07/03/2014

 

 

Todos los servicios sanitarios cuentan con potentes sistemas de información donde se acumulan ingentes cantidades de datos. Pero no basta con acumularlos, hay que sacarles partido, por ejemplo usándolos para comparar servicios y reducir la variabilidad de la práctica clínica

 

Según el Barómetro Sanitario correspondiente a 2011 del Ministerio de Sanidad, “los ciudadanos reconocen que el 41,2 por ciento de la atención sanitaria que demandan es con frecuencia innecesaria y, en un 29,6 por ciento, abusiva. Mientras, los servicios de salud tienen una variabilidad en la práctica y, sobre todo, en la indicación, tremenda. Si los sistemas de información (SI) no se usan para paliar estos problemas, estaremos desaprovechando gran parte de su valor”, sentenció ayer Mariano Guerrero, director de Planificación y Proyectos del Grupo Ribera Salud, en el XVII Foro de la Industria Farmacéutica, organizado en Madrid por IMS Health e IE Business School y centrado en esta ocasión en la Inteligencia aplicada a la información en el sector salud.

Guerrero puso voz a una opinión compartida por todos los participantes en la jornada: “No basta con tener información, hay que saber usarla en la toma de decisiones. No puede caminar por separado de las actuaciones clínicas”.

En esta línea definió Antonio Torres, director gerente de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, la diferencia entre “conocimiento tácito y explícito. La mayor parte del que se da en las organizaciones sanitarias es del primer tipo, ligado a la experiencia de los profesionales y difícilmente transmisible y accesible para los demás, lo que lo hace poco útil. Es preciso esforzarse en sistematizar el conocimiento, convertirlo en explícito, que sea beneficioso para todos”.

Este beneficio no tiene por qué ser sólo clínico. Según Alfonso Beltrán, subdirector general de Programas Internacionales de Investigación y Relaciones Institucionales del Instituto de Salud Carlos III, “la investigación española es número uno en generación de conocimiento, pero no tanto en generación de riqueza. Debemos centrarnos en destilar de forma ordenada todo lo que se produce en los centros e institutos de investigación, y lograr que la evidencia obtenida se use en la toma de decisiones”.

 

Evaluar el desempeño
Por ello, el verdadero reto de las organizaciones sanitarias “está en motivar a los profesionales para que usen la información”, afirmó Guerrero. Para que sea posible, “el profesional debe aceptar que lo que hace debe ser evaluado, han de perder el miedo a comparar los resultados”. En este sentido, Torres considera fundamental “trabajar más sobre la actitud que sobre la aptitud”.

Si esto se logra, el gerente de la Agencia de Calidad andaluza cree que será el momento de “avanzar para conseguir que la información también le sirva al ciudadano para decidir”, algo difícil en un sistema despótico que, según Guerrero, “hace todo para el paciente pero sin el paciente. Tenemos miedo de dejar a los usuarios opinar, cuando, al fin y al cabo, el sistema sanitario es suyo”.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies