03 Feb La Sanidad Privada no se resiente tras la paralización del proyecto de Madrid

LA RAZON (A TU SALUD) / A. Jiménez/ P. Pérez / B. Muñoz

03/02/2014

 

 

Pese a la decisión  de la Comunidad de  Madrid de abandonar la concesión privada de la gestión de seis hospitales, las empresas siguen adelante con sus planes de expansión dentro y fuera de nuestras  fronteras. Muchas  afirman que volverán a  presentarse a nuevas  licitaciones en el futuro.

 

Muchos creen que la paralización de proyecto de la Sanidad en la Comunidad de Madrid da al traste con los planes de las empresas aspirantes a la gestión de los hospitales. Sin embargo, fuentes de las mismas confirman que esto entraba dentro de sus planes, y que si de nuevo hay licitaciones en cualquier comunidad o provincia no descartan volver a presentarse. «Pensamos que es un modelo que funciona y que es el futuro de la Sanidad. La gestión privada de los recursos públicos es un sistema que funciona, y sobre todo es eficiente», declaran fuentes de una de las empresas adjudicatarias.
Los grupos afectados por la decisión de la comunidad, Sanitas, HIMA San Pablo y Rivera Salud, mantienen sus planes de crecimiento, «ya que no habíamos realizado partidas ex profeso para la gestión de los centros. Ante la primera paralización, ya imaginamos que esto sería un proceso largo. Pero nunca supusimos que el final sería así, de un día para otro», apuntan desde uno de los grupos.
Incertidumbre es el sentimiento que ha invadido a las empresas a las que en el mes de julio se les adjudicó la gestión de los seis hospitales que salieron a concurso. «La sensación que hemos tenido durante todo el proceso ha sido mala desde el principio. Hemos estado todo este tiempo a la expectativa y no sabíamos a qué atenernos en ningún momento», explican fuentes de uno de los grupos hospitalarios afectados. Incluso, en uno de los centros adjudicados se llegó «a montar una oficina de información laboral que sólo estuvo abierta un día. Esto produce una situación absoluta de incertidumbre que no es nada buena. De hecho, nuestro contrato se quedó sin firmar por una cuestión puramente formal. Teníamos un plan de acción, pero no nos dio tiempo a ponerlo en marcha», añaden.

Pese a la paralización del proyecto, uno de los grupos consultados asegura que mantendrán su actividad de la misma forma que han seguido hasta ahora e, incluso, no cierran la puerta a volver a presentarse cuando las circunstancias lo permitan. «La realidad es que nosotros ya tenemos otros hospitales que son públicos y gestionamos de forma privada. Además, presumimos que sea público, universal y gratuito. No hay más que ver que en las encuestas de satisfacción tenemos los índices más altos de España», aseguran fuentes consultadas. Y añaden que «si vuelve a surgir la oportunidad, lo estudiaremos y, si creemos que encaja con nuestras expectativas y podemos hacerlo bien, nos volveremos a presentar».
Desde su propio blog, Alberto de Rosa, director del grupo Ribera Salud, apunta que el impacto de la paralización es negativo, pero para todos. «Por eso, insisto, en que la derrota es un poco de todos y que todos hemos perdido en este proceso. España debe elegir entre parecerse a nuestros socios europeos, con las reformas y exigencias que ello supone o alejarse de esta ambición e irnos pareciendo cada vez más a países de otro entorno, -más populistas digamos, por no molestar a nadie-, en el que oímos lo que es amigable oír, sucumbiendo a lo fácil, pero cuyo recorrido lógico y económico ”tiene las patas cortas”».
Además, De Rosa apunta que «Si nos damos por satisfechos de haber gastado más de 17.000 millones de euros de la hucha de la Seguridad Social que hasta hace dos años era de más de 50.000 millones de euros y no nos preocupa el futuro de las pensiones, entiendo que haya quien esté satisfecho porque la paralización del proyecto de externalización sanitaria en Madrid suponga renunciar a una inversión empresarial de 100 millones de euros en infraestructuras sanitarias públicas y ahorrando costes para el ciudadano de Madrid que podrían destinarse a otras partidas sociales. Cerrar los ojos ante esta situación es una irresponsabilidad». En este sentido, desde HIMA San pablo, las cosas tienen una óptica diferente, ya que son una empresa extranjera que buscaba invertir desde España.
ÉXITOS
La colaboración público-privada lleva más de 25 años funcionando. Ha convivido con gobiernos de izquierdas y de derechas, aunque a algunos les escueza reconocerlo, y ha dado a luz multitud de proyectos que hoy son un claro referente a nivel nacional y europeo. Un ejemplo de ello es el Centro Clara Campall, que cuenta con un servicio pionero en docencia e investigación y es la cuarta unidad europea en ensayos clínicos en fase I. O el Hospital Dexeus, que destaca en el área de ginecología o el Centro Fernández Vega en Valencia, con un servicio de oftalmología de gran prestigio. El Grupo Nisa, también es un referente en daño cerebral.
Pero, pese a este éxito, se ha procedido a la paralización del proyecto del ahora ex consejero de Sanidad de Madrid, lo que traerá consecuencias al ya de por sí maltrecho sistema de salud.

Porque las cosas están mal sólo cuando las hacen otros, pero el tiempo dirá si, a partir de ahora, serán capaces de tomar las medidas necesarias para que la Sanidad sea económicamente viable desde lo público, es decir, si serán capaces de dar una vuelta a esa nefasta gestión que abvocó al sistema a la bancarrota. «Estoy seguro de que los proyectos PPP son una línea de futuro en la sanidad y creo que van a tener gran recorrido en los próximos años. Es un modelo que necesita más médicos, enfermeras y sanitarios en general, y menos abogados, y ésta es en mi opinión, una lección más que hay que sacar del concurso de Madrid», explica De Rosa en su blog.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies