23 Ene La sanidad privada goza de buena salud

20 Minutos / M.P

23/01/2014

 

 

La sanidad pública atraviesa una delicada situación como consecuencia de la falta de recursos públicos. Incremento de las listas de espera, repago sanitario, externalización de servicios o privatización de hospitales están cambiando un modelo de salud en el que empieza a jugar un mayor papel el sector privado. El gasto sanitario en España representa en torno al 9% del PIB, lo que posiciona a España por detrás de los principales países de la OCDE. El peso del gasto privado es de alrededor del 3,5%.

La crisis del sistema público, el impulso de los seguros colectivos y la inversión en calidad en el sector privado explican que actualmente casi un 30% de la población española acuda a estos servicios. “La sanidad privada ofrece al paciente agilidad en los trámites y las consultas; flexibilidad a la hora de elegir médicos y horarios para las intervenciones; una atención personalizada y sosegada y, sobre todo, mayor comodidad en las instalaciones que hagan la estancia en el hospital mucho más llevadera”, indican fuentes del Grupo Quirón.

Pero eficacia y rapidez no son la única clave. En los últimos años, la sanidad privada ha recortado distancias con la pública en investigación y avances tecnológicos. El robot quirúrgico Da Vinci, para cirugías mínimamente invasivas, es un claro ejemplo, recuerda Carlos Rus, gerente de la Federación Nacional de Clínicas Privadas. “Beneficia al paciente, porque reduce el dolor, el riesgo de complicaciones y el tiempo de hospitalización; y a clínicas y aseguradoras, porque la rotación es mayor y abarata el procedimiento”.
El sector está constantemente innovando y renovándose; de hecho, cuenta con el 58% de las resonancias magnéticas, el 56% de los PET y el 37% de los TAC ubicados en nuestro país, destacan en el sector.

 

Colaboración

El futuro, indican los expertos, pasa por una mayor colaboración entre la sanidad pública y la privada, como vía para mejorar la sostenibilidad del sistema sanitario en la coyuntura actual y, a la vez, garantizar al paciente una atención global, eficaz y satisfactoria.
Una opción son los conciertos, que suponen un desahogo en las listas de espera y permiten a la sanidad pública ofrecer asistencia sanitaria en lugares geográficos en los que no hay infraestructura suficiente. Cerca de un 42% de los centros hospitalarios privados presentan algún tipo de concierto con las administraciones públicas.

Otra vía es el modelo Muface, por el ahorro de costes que supone. El mutualismo administrativo protege a unos dos millones de mutualistas con un gasto per cápita menor. Por ejemplo, en el caso de Muface se estima en 900 euros por persona y año frente a un gasto sanitario público de 1.600 euros (sin farmacia ni mutualidades). En 2012, las mutualidades suscribieron conciertos de asistencia con un total de 7 entidades aseguradoras, siendo SegurCaixa Adeslas y Asisa las compañías que proveen a las tres mutualidades existentes (Muface, Mugeju e Isfas). Dentro del sector hospitalario apuestan por la extensión del mutualismo a otros colectivos como medida de ahorro al sistema público.

Por último, las concesiones administrativas, que incluyen la gestión de servicios sanitarios. La referencia en este campo es Ribera Salud, grupo empresarial de gestión sanitaria que está presente en la Comunidad Valenciana en los hospitales de Alzira, Torrevieja, Denia, Vinalopó y en la Comunidad de Madrid en la sociedad BR salud, gestora del servicio del Laboratorio Central de San Sebastián de los Reyes.
Es el modelo de colaboración público-privado que más polémica levanta. Un ejemplo, la privatización de  hospitales en Madrid, suspendida cautelarmente por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y Castilla-La Mancha. El gerente de la Federación Nacional de las Clínicas Privadas cree que la privatización de hospitales se ha demonizado excesivamente en Madrid, cuando es un modelo implantado en Cataluña o Valencia. “Nunca dejaremos de defender una sanidad universal y gratuita, pero la gestión privada ha demostrado ser más eficiente”, apunta.

Desde la Fundación Idis, entienden que en circunstancias de crisis económica y limitación presupuestaria como la actual, una gestión eficiente de los recursos disponibles genera mejores escenarios. En la Sanidad y en el resto de sectores, “cuando puedes actuar sobre toda la cadena de valor (personal, clientes, proveedores, reguladores, dotaciones, etc.) es cuando realmente encuentras los ahorros y las eficiencias y haces más razonable en términos de solvencia aquello que estás intentando impulsar e implementar”.

En todo caso, insisten en el sector, para que funcione cualquier colaboración, esta debe asegurar tres aspectos clave: el largo plazo para justificar las inversiones, la transparencia y rigurosidad en el seguimiento y la eficacia y eficiencia para ambas partes.
La red hospitalaria en España

El sector sanitario privado contaba hace un año con 462 hospitales y con 52.843 camas, lo que representaba el 53% de los hospitales y el 32% de las camas ubicadas en nuestro país. Cataluña, Madrid y Andalucía son las comunidades autónomas que cuentan con un mayor número de hospitales y camas privadas.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies