04 Nov Los público-privados apuestan por la innovación

04112013130703imagen p

Gaceta Médica / Inés Oria

04/11/2013

 

 

Las enfermedades crónicas consumen gran parte del gasto sanitario. Por eso, cada vez son más los que apuestan por avanzar hacia un nuevo modelo para gestionar a los enfermos que padecen estas patologías. Así, el autocuidado se presenta como una de las prácticas más eficientes para contribuir al mantenimiento del sistema y, además mejora la independencia y calidad de vida de los enfermos pluripatológicos. Los hospitales que funcionan bajo un modelo de gestión público-privada son los que más están avanzando en este tipo de modelos asistenciales.

El Grupo Ribera Salud es uno de los más activos en el fomento de estas políticas, puesto que se estima que en la Comunidad Valenciana (principal área de actuación del grupo) las enfermedades crónicas consumen entre el 70 y el 80 por ciento del gasto sanitario total. El grupo sanitario ha puesto en marcha un innovador modelo de gestión que segmenta a los pacientes por niveles en función de la complejidad de su enfermedad crónica para determinar el tipo de atención que debe recibir cada uno. “El 80 por ciento de los enfermos crónicos son capaces de gestionar su enfermedad”, explicaba José David Zafrilla, director de Cuidados del Grupo Ribera Salud durante la mesa ‘Sanidad pública y sanidad privada. Experiencia y resultados en la externalización de servicios sanitarios’, que contó con el patrocinio de Capio. El grupo también ha creado un call center en el que los profesionales atienden por teléfono evitando así los desplazamientos. “El 25 por ciento de los casos se resuelve por teléfono”, señala Zafrilla. Según el director de Cuidados, desde que este sistema está en marcha las urgencias han disminuido un 26 por ciento y las estancias en el hospital un 14 por ciento.
El hospital Torrejón Salud Sanitas también cuenta desde hace un año con un programa de telemedicina, especialmente útil con los pacientes de EPOC, que mide diariamente las constantes del paciente y alerta a la enfermera si se desestabilizan. Este sistema ha reducido un 34 por ciento las urgencias y un 60 por ciento las visitas a atención primaria. Asimismo, ha puesto en marcha una unidad de diálisis peritoneal que reduce en 1.900 euros los gastos mensuales que supone esta práctica. “Ya contamos con una tasa de inclusión del 63 por ciento”, apuntaba Patricia Cruz, directora de enfermería del hospital.
La Fundación Jiménez Díaz, por su parte, cuenta con un Equipo de Terapia Intravenosa (ETI) en el que diferentes profesionales forman a pacientes y cuidadores en todo lo relacionado con acceso vascular ecoguiado, PICC o vías periféricas. De esta forma, ellos mismos pueden realizarse las curas y el lavado en el domicilio. “Hay que reservar el hospital para los casos agudos y tratar a los crónicos en casa”, afirmaba Gloria Ortiz, enfermera del equipo. Este hospital creó a principios de año el puesto de enfermera de enlace para tutelar la asistencia sanitaria de los pacientes de riesgo, con descompensaciones o con enfermedades crónicas.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies