14 Oct Gestores sanitarios de Murcia y Alicante que han intervenido en un Máster de la UCAM, coinciden en el agotamiento del modelo sanitario actual

Diario Médico /

14/10/2013

 

 

Recentralizar el modelo sanitario para igualar prestaciones entre comunidades autónomas, trabajar la eficiencia de la indicación junto con la gestión, no tomar medidas a corto plazo obligadas por la crisis y una reorganización del personal sanitario, son algunas propuestas de gestores sanitarios de Murcia y Alicante que han intervenido en el Máster de Gestión y Planificación de Servicios Sanitarios de la Universidad Católica de Murcia (UCAM).

 

En el trasfondo del debate sobrevolaban los valores del Informe Abril, que en 1991 hacía recomendaciones sobre el SNS, que nunca se han aplicado “por falta de valentía de los sucesivos gobiernos y presiones sindicales, entre otras razones”, según Joaquín Estévez, presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa).

 

Los directivos trataban de responder a preguntas sobre si el sector sanitario ha contribuido directamente a la crisis o se ha visto más afectado por la caída de otros sectores; si el modelo es viable para salir del atolladero o si se podría aprender alguna lección de lo que está ocurriendo, entre otras muchas y variadas incertidumbres que se pusieron sobre la mesa. Lo hicieron sin pelos en la lengua y coinciden en el agotamiento del modelo sanitario antes de desencadenarse la crisis.

 

“Era un modelo asistencial crónico que se había agudizado y empezaba a tener estigmas cadavéricos, y si no afrontamos los cambios necesarios seguiremos jugando a la señorita Pepis y diciendo que era perfecto”, sentencia Mariano Guerrero, director del máster, que recomienda salir “del actual estado catatónico con mucho valor y suficiencia intelectual y política”. Entre sus críticas, el notable incremento del gasto sanitario durante los últimos diez años tras las transferencias sanitarias, sin que haya evidencia de mejora en la salud.

 

Largo plazo 
Según el gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS), José Antonio Alarcón, hay que plantear reformas para los próximos 20 años. “Nuestro trabajo tiene que ser una carrera de fondo y estamos aprendiendo de las decisiones equivocadas que habíamos tomado a corto plazo”.

 

Queda claro que hay que buscar un modelo alternativo para el SNS, pero ¿cuál? Hubo diversas disquisiciones pero la palabra mágica era aglutinador en todos los sentidos, no sólo de autonomías y de gestores y clínicos, también de ciudadanos. Así se expresó José María Cerezo, gerente del Hospital Universitario Reina Sofía, de Murcia, que lamentó que en el actual modelo los pacientes “sean cautivos de un número de tarjeta sanitaria” y es partidario de una reforma pactada con fuerzas sociales, sociedades científicas y profesionales para no tomar medidas que perjudiquen a ningún sector.

 

“La única salida, y muy urgente, es que la resolución del problema de un enfermo sea idéntica desde que entra hasta que sale del sistema en cualquier punto del país”, subrayó Ramón Navarro, director del Hospital del Vinalopó, tras debatirse sobre los reinos de taifas de 17 modelos autonómicos tan diversificados que impiden las evaluaciones de calidad nacionales.

 

Sólo el 17% de los directivos tiene autonomía para decidir la estrategia

Una reunión de consenso, propiciada por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) tras la realización de encuestas a sus 800 socios sobre cualificación técnica y el nivel de habilidades gerenciales, ha concluido en un decálogo para directivos.

Se ha visto que tienen menos consolidadas las competencias de influencia y liderazgo, la orientación a resultados y la comunicación, frente a una buena consolidación del conocimiento y el compromiso con la propia organización, planificación, trabajo en equipo y resistencia a la adversidad.

Entre los resultados de las encuestas, destaca que el 68 por ciento de los directivos tienen más de 10 años de experiencia en gestión sanitaria, mientras que sólo un 15 por ciento llevan trabajando por debajo de los cinco años. En cuanto a formación, el nivel es alto, ya que la mayoría tienen licenciatura, máster y doctorado.

Sin embargo, en el primer análisis cualitativo de la encuesta un 71 por ciento de los socios considera que el directivo sanitario “depende de su afinidad política más que de su experiencia en gestión, gerencial o clínica” y sólo un 17 por ciento tiene autonomía para tomar decisiones estratégicas.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies