30 Jul Alberto de Rosa: "El modelo de colaboración público privada es una vía para salir de la crisis y reforzar la marca España"

Sanifax /

30/07/2013

 

 

Alberto de Rosa, Director General de Ribera Salud y hombre en general muy comunicativo, lleva unos meses en silencio desde que se abrió el proceso de nueva gestión en los hospitales de Madrid. Varios meses después, aunque aún falta algún fleco final para que las adjudicaciones sean definitivas, rompe ese silencio y habla de todo el tema con Sanifax.

 

¿Por qué Ribera Salud ha optado estos meses por un cierto “retiro espiritual”?

Porque hemos tenido que trabajar intensamente en los proyectos de los hospitales de la Comunidad de Madrid. Ha habido muy poco tiempo y de ahí la necesidad de ese trabajo intenso. Y desde luego, es cierto que tampoco hemos querido contribuir en absoluto al “ruido” que se ha generado alrededor de estos proyectos. Que sinceramente, creo que ha sido poco edificante.

 

¿Cómo han vivido este “acoso” a la Comunidad y los “escraches” que les han hecho?

De nuestros labios no va a sacar nadie ninguna crítica ni palabra que alimente la tensión. Sí nos gustaría decir que todos debemos hacer una reflexión sobre cuál ha sido la actuación. Y si se ha hecho lo mejor para ayudar a la sostenibilidad de la sanidad pública y la imagen de España como una nación moderna y desarrollada. Nosotros hemos hecho esa reflexión y creemos que hemos estado donde debíamos. Apoyamos el modelo de colaboración público privada como una de las vías para hacer que España salga reforzada de la crisis. Y para seguir haciendo que este modelo, que está siendo analizado por muchos países y muchas instituciones, sea un referente. Y que la marca España sea reforzada. Los demás, que reflexionen sobre si están contribuyendo a generar un clima de inversión y de futuro para salir de la crisis con ese tipo de actuaciones.

 

¿Cómo han vivido la definición de los pliegos y el concurso?

La verdad es que los pliegos han sido complicados. Pero personalmente, con mi experiencia en este modelo (que alguna tengo) creo que se han intentado hacer de un modo equilibrado. Buscando sumar a los profesionales, que me parece un elemento esencial; en el que se da la posibilidad de invertir en los propios hospitales donde se trabaja. Y que desde luego la Consejería ha buscado que la planificación del sistema sanitario público madrileño siga teniendo un nivel de excelencia. En ese sentido hay que reconocer que probablemente alguna cosa todos la hubiéramos hecho de un modo distinto. Pero en general son unos grandes pliegos y están preparados para un nuevo paso en el modelo de colaboración público privada.

 

¿Qué características singulares tienen los hospitales que ustedes gestionarán?

Es cierto que aún quedan algunos trámites finales para que eso sea así. Pero en la convicción de que lo haremos, le digo que analizamos todos los hospitales, como es natural. Y pensamos que estos dos hospitales, por la situación geográfica, por las posibilidades de desarrollo, por el nivel de profesionales, por la complementariedad y por la relación con otros grandes hospitales de la Comunidad de Madrid, eran en los que quizá mejor podíamos aportar el modelo de gestión de Ribera Salud. Y además también entendíamos que era complementarios por el altísimo nivel de los profesionales, a quienes quiero enviar un mensaje de tranquilidad. Y de que vamos entre todos a hacer un gran proyecto para la sanidad pública y para la Comunidad de Madrid.

 

¿Creyeron que con el recurso del PSOE la cosa se vendría al final abajo?

Teníamos plena confianza, porque creo que las cosas se han hecho bien. Evidentemente, tenía que tomar la decisión la justicia, como así ha sido. Pero pasado este capítulo, ahora toca entrar en la fase de positivismo y de sumar. Y creo que en general todos los profesionales y los ciudadanos estamos un poco cansados de esta fase tan negativa y de restar. Debemos cerrar una página y empezar a escribir la página realmente importante, la de continuar ofreciendo la mejor atención a los ciudadanos, y hacer que los profesionales se involucren al máximo en el proyecto.

 

Usted sí dio un poco más la cara. Por ejemplo acudió a la apertura de pliegos…

A mí todo este proceso me ha recordado mucho a los primeros tiempos de Alzira. Allí también hubo poca concurrencia por parte del sector privado, una gran tensión social y comunicacional; una oposición por parte de grupos políticos… Incluso hasta recursos judiciales de un sindicato muy importante que en aquel caso llegó hasta el Tribunal Supremo. Y si algo he aprendido de este modelo, es que los que trabajamos en él y representamos, como en mi caso, a más de 5.000 profesionales, tenemos que dar la cara. Hay que estar presentes con tranquilidad y sin generar tensión. Al revés, intentando introducir reflexión, debate y consenso. Pero debemos estar presentes.

 

¿Qué explicación personal tiene para esos grandes grupos que no se han presentado?

 Desde luego creo que el ambiente que se ha generado alrededor de este proceso ha sido muy poco favorecedor del ánimo por parte del sector empresarial. Vuelvo a decir que me recuerda mucho a cuando en el año 1997 salió el primer concurso de Alzira. Fue estudiado también por todo el sector privado. Pero el nivel de riesgo que se veía en los pliegos de condiciones hizo que al final solamente hubiera una oferta, que en aquel caso fue de una UTE con mayoría de Adeslas y Ribera Salud.

 

Y parece que la historia se pueda estar repitiendo… Estamos, es evidente, ante un nuevo modelo. O al menos ante un nuevo paso en el modelo. Y desde luego, posiblemente muchos grupos hayan decidido no estar presentes para evitar asumir más riesgos de los necesarios.

 

¿Qué opina de SANITAS e HIMA SAN PABLO, sus compañeros de viaje?

El Grupo Sanitas es grande e importante y ha apostado ya por el modelo de colaboración público privada. Y estoy convencido que con la base de la experiencia en el Hospital de Torrejón, lo van a hacer muy bien en el Hospital del Henares.

 

Y respecto al Grupo HIMA San Pablo de Puerto Rico, lo conozco ya bien. Es un gran grupo que viene a sumar y a aportar su experiencia demostrada en gestión sanitaria y seguro que va a hacer una gran labor en estos hospitales.

 

La queja más extendida de la oposición sobre ustedes es “que hace seis meses pegaron un pelotazo vendiendo Torrejón y que ahora se arrepienten y quieren volver a Madrid”

Nosotros trabajamos en exclusiva en el modelo de colaboración público privada. No tenemos ningún otro tipo de interés. Es evidente que las situaciones financieras son las que son. Y desde luego hay veces que hay que tomar decisiones de un modo responsable y atendiendo a las situaciones de cada momento. A día de hoy Ribera Salud cree que hay que estar y además ha buscado alianzas para hacerlo con dos grandes instituciones, ambas de prestigio y conocidas. El grupo OHL, que tiene una visión y expansión internacional muy importantes y El Corte Inglés, con quienes creemos que hemos elaborado una oferta conjunta de máximo nivel de grupos españoles industriales que quieren vincularse al modelo de colaboración público privada en sanidad, y de la cual me siento muy orgulloso.

 

¿Qué análisis personal hace de la actitud del Consejero Fernández Lasquetty?

El Consejero es una persona que ha tenido una gran templanza y ha sabido manejar todo este proceso largo y complicado con una actitud serena. Ha hecho un pliego de condiciones en el que ha intentado recoger todas las preocupaciones que podían tener tanto los profesionales, como los  representantes de los hospitales públicos de Madrid, como los actores de la sanidad pública y aprovechando la experiencia de los hospitales públicos de gestión privada ya existentes.

 

Fernández Lasquetty se ha tenido que reunir con muchísima gente, ha tenido que dar la cara también en muchísimas ocasiones, y ha demostrado una gran templanza y liderazgo dentro del mundo sanitario. Creo que dentro de algún tiempo se reconocerá la gran labor que ha hecho el Consejero en este proyecto, y en general, en todo el tiempo que está como máximo representante en la sanidad de la Comunidad de Madrid.

 

¿Y cómo valora a su equipo? ¿A Patricia Flores, Burgueño, Jesús Vidart, etc…?

Todos ellos, desde luego, han tenido que apoyar al Consejero intensamente. Creo que en este caso la Consejería ha funcionado como un equipo y que han recogido entre todos las principales preocupaciones. Han sabido hacer un pliego, que aunque complicado por la novedad, es también innovador, y que significa un paso adelante en el modelo. Y desde luego les tengo que felicitar por la labor que han hecho. Posiblemente algunos hubiéramos cambiado cosas, pero justamente ahí es donde se demuestra el equilibrio que han logrado.

 

¿Cree que ese “ruido” que mencionaba ha frenado la posibilidad de que otras CC.AA como Castilla La Mancha o Valencia también dieran pasos adelante con este modelo?

No. Es verdad que este paso que se está dando en la Comunidad de Madrid, es trascendental. Hay que ver cómo salen las cosas. Estoy convencido de que van a salir bien y habrá un nuevo impulso en los próximos años. Sé que al recurrir a mi experiencia personal doy algunos síntomas de cierta “vejez”, pero es que me acuerdo que desde que se puso en marcha el hospital de Alzira hasta el siguiente proyecto que fue el de Torrevieja, pasaron unos años. Había que demostrar que era un proyecto viable y de éxito. Y una vez demostrado, la propia Comunidad Valenciana se planteó hacer nuevos proyectos de colaboración público privada.

 

Pero tuvo que haber un tiempo de maduración de los proyectos. Y eso es lo que va a ocurrir con todo el modelo de colaboración público privada en España, que va a estar pendiente, tanto en España como internacionalmente, de la evolución del modelo de la Comunidad de Madrid.

 

Hablando de Valencia, en los últimos meses han tenido que trabajar muy duro con el Conseller Llombart para cerrar las liquidaciones o la inclusión en el pago a proveedores…

Es cierto. Al Conseller Llombart lo conozco hace muchísimos años y me gustaría decir que probablemente sea de las personas más preparadas que ha tenido nunca la Consellería de Sanidad en la Comunidad Valenciana. Desde luego conoce la sanidad en general perfectamente, y por supuesto la sanidad de la Comunidad Valenciana la conoce fenomenal. Es verdad que ha llegado al cargo en un momento muy complicado, y en ese sentido, por parte del modelo concesional y en concreto por parte de Ribera Salud, él sabe que hay que estar a las duras y a las maduras.

 

Todos sabemos de su nivel de compromiso por intentar dar solución a problemas que hay encima de la mesa. Y le quiero agradecer el esfuerzo que está dedicando, tanto él como todo el equipo de su Conselleria, en ir dando solución a estos problemas.

 

¿Qué le parece el último anuncio de Llombart de retomar los conciertos con la privada?

Los denominados “planes de choque” son algo que nació en esta Comunidad en el año 1995. Y desde luego se tienen que modular probablemente en el futuro para definir las patologías más y menos complejas. Pero para ello habrá que contar siempre con el sector privado, con el fin de controlar las demoras en las listas de espera de la sanidad pública.

 

En ese sentido, aplaudo esta idea del Conseller de, en función de las demoras que haya, contar otra vez con el sector privado. Porque es algo que demuestra su sensibilidad social.

 

En el análisis general, ¿cree que el Consejo Asesor de Sanidad está actuando como “locomotora” para aspectos como la unificación de las historias clínicas pública y privada?

Eso que usted señala, por ejemplo, es absolutamente imprescindible. Creo que toda la sanidad española tiene plena confianza en que el Ministerio de Sanidad tenga un papel de liderazgo dentro del sector. Y desde luego el Consejo Asesor cuenta ahora con “figuras clave” del mundo sanitario, así como con enormes expertos y conocedores de los problemas y capacidades que tiene la sanidad, tanto en su vertiente pública como privada. Porque para mí todo es la sanidad española.

 

Y creo que el Consejo Asesor de la Ministra va a contribuir decisivamente en ir mejorando y dando soluciones en estas épocas complicadas para el futuro de nuestra sanidad.

 

 Por cierto, ¿cómo valora usted el papel de Ana Mato?

Pienso que hay que valorar en su justa medida que en el último año y medio se están tomando muchas decisiones que no estamos siendo capaces de ponderar en estos momentos. Pero dentro de algún tiempo se verá la trascendencia de todas y cada una de ellas, tanto en el gobierno central como en las CC.AA, de cara a la sostenibilidad del sistema sanitario a largo plazo.

 

Probablemente a veces los árboles nos impidan ver el bosque. Pero tenemos que ser optimistas. Yo lo soy. Estoy convencido de que se está yendo en el camino correcto. Probablemente a algunos les gustaría correr más y otros, probablemente, piensan que se corre demasiado. Pero desde luego tenemos que contribuir desde el sistema sanitario para ayudar a que España salga lo antes posible de la crisis.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies