19 Jul Hacia un modelo más sólido y eficiente

Expansión /

19/07/2013

 

 

La colaboración público-privada, que cobra cada vez más fuerza en la gestión sanitaria en España, resulta clave en un sector en el que las compañías siguen ampliando con nuevas aperturas una red formada ya por más de 460 hospitales.
Las restricciones en la financiación del gasto sanitario, en el marco de la crisis económica que atraviesa España, han avivado el reto de la colaboración público-privada. Según la OCDE, España dedica alrededor del 10% del PIB a gasto sanitario, un porcentaje similar al de países como Alemania o Italia, pero muy lejano del 20% que dedica EEUU, pese a disponer de un sistema con una cobertura pública limitada. La política de reducción del déficit, que implica ajustes en el Estado del Bienestar, ha incentivado el debate sobre el futuro de la gestión sanitaria.
La relación entre sanidad pública y privada ha ido estrechándose. La Comunidad Valenciana, a través del denominado modelo Alzira, fue pionera en la implantación de la gestión privada de centros de titularidad pública. “Tenemos un paradigma anquilosado. La iniciativa privada permite flexibilizar los sistemas organizativos y eliminar burocracia”, sostiene Alberto de Rosa, director general de Ribera Salud, grupo que impulsó el modelo Alzira. “La situación es insostenible, con un aumento del 83% del gasto sanitario entre 2002 y 2009, mientras que la riqueza nacional creció un 30% en dicho período. No podemos seguir destinando a sanidad tres veces más de lo que crece la riqueza nacional”, advierte.
Según De Rosa, el modelo concesional en el que se basa Alzira “combina la fortaleza de la sanidad pública con la flexibilidad de la iniciativa privada. Permite descargar los presupuestos públicos; toda la inversión corre a cargo del concesionario pero el control y la planificación siguen siendo responsabilidad de la Administración, que es quien marca las pautas”, añade.

La Comunidad de Madrid aprobó el pasado 30 de abril el concurso para licitar la gestión de los hospitales Infanta Sofía, Infanta Leonor, Infanta Cristina, del Henares, del Sureste y del Tajo. El concurso ha sido paralizado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. A falta del fallo definitivo por parte de la justicia, la Comunidad de Madrid ha adjudicado a Ribera Salud los hospitales del Sureste (Arganda) e Infanta Leonor, en (Vallecas); a Sanitas el hospital del Henares, en Coslada; y al grupo puertorriqueño Hima San Pablo los tres centros restantes. Fuentes de Sanitas indican que “la colaboración entre el ámbito sanitario público y el privado contribuye a la viabilidad y sostenibilidad del sistema sanitario”.

El informe Diez temas candentes de la sanidad española en 2013, elaborado por la consultora PwC, recoge otros aspectos como aplicar con criterio los recortes, la importancia de contar con profesionales bien formados, el impulso de hospitales de cuidados intermedios y los procesos de concentración en la sanidad. Rafael Bengoa, exconsejero vasco de Sanidad y asesor de la Administración Obama, sostiene que, actualmente, “hay dos grandes bloques en la gestión sanitaria en España: los que creen que queda mucho terreno por la vía de la eficiencia y los que son partidarios, directamente, de potenciar el proceso de privatizaciones”.

 

Jesús Millán, director del Máster en Dirección y Gestión de Servicios Sanitarios del Centro Superior de Estudios de Gestión (Cseg) de la Universidad Complutense de Madrid añade que “lo fundamental es conseguir ser más eficientes sin mezclar el sistema público con el privado. En todo caso, es un debate que hay que mantener abierto porque tenemos la obligación de hacerlo mejor al menor coste posible para el usuario”, recalca.
En pleno rediseño del sistema sanitario español, los principales grupos privados continúan con sus planes de crecimiento. El líder sectorial nacional surgió el año pasado de la integración del grupo hospitalario Quirón y USP Hospitales, en lo que supuso la mayor fusión de grupos privados en España. Detrás de la operación se encontraba el fondo británico Doughty Hanson, que entró en ambas compañías porque la sanidad privada es un valor refugio para el capital riesgo y por las oportunidades que ven los fondos en los procesos de privatización sanitaria en España. Este gigante tiene actualmente veinte hospitales y cuarenta y cinco centros asistenciales. En estos momentos, con la fusión ya consolidada, se han cambiado los nombres de los centros de USP y se están consiguiendo importantes sinergias al compartir recursos. Quirón facturó 656 millones de euros en 2012, tiene 2.859 camas y una plantilla de 6.795 trabajadores.
Una novedad más en el panorama del negocio sanitario ha venido de la mano de Idcsalud, denominación con la que ahora se conoce al grupo anteriormente llamado Capio. Su cambio de marca se produjo el pasado abril porque la empresa se desvinculó accionarialmente de la compañía europea que le daba nombre, a la que se había incorporado en 2005. Idcsalud, que factura 670 millones de euros, es propiedad en un 60% de fondos asesorados por CVC Capital Partners y del equipo directivo, el 40% restante. Idcsalud cuenta con 28 centros y cerca de 9.000 empleados. En los últimos cinco años ha invertido más de quinientos millones de euros en instalaciones y equipamiento. Actualmente, IdcSalud se concentra en impulsar la actividad de los últimos hospitales incorporados al grupo, caso de los centros públicos de gestión privada Rey Juan Carlos de Móstoles (Madrid) y Hospital de Ciudad Real, inaugurados hace un año. La apertura del Hospital de Collado-Villalba (Madrid), que gestionará la compañía hasta 2023, está prevista para diciembre.
Entre los nuevos grupos que buscan su propia cuota de mercado se encuentra Vithas, participado en un 80% por Goodgrower -el vehículo inversor de la familia propietaria de la farmacéutica Almirall y por Grupo La Caixa en un 20%. Esta compañía llega al mercado con diez hospitales y una facturación estimada de 200 millones de euros.
Afortunadamente, la crisis no paraliza los proyectos de los principales grupos. Los responsables de HM Hospitales perfilan para 2014 la puesta en marcha del Hospital Universitario Puerta del Sur en Móstoles (Madrid) con una inversión de 73 millones. Hace un mes comenzaron las obras para la construcción de este centro, en el que habrá un complejo para la docencia gracias al acuerdo alcanzado entre el grupo promotor y la Universidad CEU San Pablo.

El grupo valenciano Nisa también ultima la construcción de un nuevo hospital en la entrada sur de la ciudad, con una inversión de 55 millones de euros. Asimismo, Nisa dedicará este año 500.000 euros a la apertura de una unidad de Medicina Deportiva y 300.000 euros a otra de Salud Mental. Otra de las inversiones recientes del grupo ha ascendido a 1,7 millones de euros, destinados a mejorar el equipamiento para hacer diagnóstico por imagen.
Sanitas Hospitales, con una veintena de centros en España, ha invertido 7,3 millones de euros este año en la ampliación y mejora de su red. La firma, que facturó 384,3 millones de euros en 2012, compró en mayo al Grupo Baviera la madrileña Clínica Londres por 4,3 millones de euros. La compra de tecnología médica para tratar cálculos renales, de uréter y vejiga, así como el lanzamiento de una unidad de terapia fetal, han sido apartados a los que ha ido a parar buena parte de la inversión de Sanitas este año.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies