13 Jun Alberto de Rosa participa en una Jornada del Colegio de Médicos de Valencia sobre alternativas laborales para los más jóvenes

Médicos y Pacientes /

13/06/2013

 

 

Con la situación actual de precariedad y paro médico en que se encuentran los que finalizan su residencia, la Comisión de Docencia del Colegio de Médicos, coordinada por la Dra. Mª Amparo Ramón, organizó una conferencia titulada “Jornadas de orientación. Alternativas de futuro” con el objetivo de presentar a los galenos jóvenes las diferentes posibilidades y ofrecerles una visión más amplia de sus opciones laborales tanto en territorio español como fuera

 

El vocal nacional de empleo precario de la Organización Médica Colegial (OMC), Fernando Rivas Navarro, confirma el aumento del trabajo precario entre los médicos: “la precariedad laboral entre los médicos se ha extendido en estos últimos tiempos, quizás no disponemos de datos cuantificados en el total de afectados, pero sí en el tipo de contratos que se están haciendo. Sabemos que en algunas comunidades autónomas los contratos a tiempo parcial se han extendido prácticamente a todos los eventuales, y los discontinuos (es decir, contratos por horas y días) están reapareciendo en mayor número. Las bajas apenas se cubren y las jubilaciones en pocas ocasiones. La situación de un importantísimo número de médicos es francamente inestable y precaria”.

“La situación que vive el país y la crisis en la sanidad están afectando y generan más incertidumbre y preocupación entre los médicos más jóvenes. Las salidas están más oscuras y la mentalidad debe cambiar para centrar la vista en otras alternativas que antes no se contemplaban, como emigrar o repetir el MIR”.

 

En este sentido, un estudio publicado por el Ministerio de Sanidad el año pasado concluía que cerca del 30% de los médicos que se presentaron al examen MIR no era la primera vez que lo hacían. “Es evidente que en un sistema tan encauzado como el nuestro las salidas que la gente contempla como más accesibles ante una situación de paro o precariedad son dos: repetir la prueba o emigrar. Desde nuestra vocalía queremos también abrir otro abanico de oportunidades y en esta línea estamos organizando un congreso y una oficina para dar más información sobre otras ramas del ejercicio médico”.

 

Respecto al número de médicos que emigran el experto nos proporciona los siguientes datos: “En el año 2011 se fueron cerca de 1.300 médicos, el año pasado fueron 2.405 los que pidieron el certificado de idoneidad para poder salir a trabajar en el extranjero, un 75% más en apenas un año. En lo que va de 2013 (y con datos de mayo) ya han sido 1.157 médicos los que han seguido este mismo camino. Y esto sin contar a los médicos que terminaron su periodo de formación en este mes. Es decir, la tendencia a la emigración es clara y los números muestran una situación real que no parece que vaya a cambiar en un corto-medio espacio de tiempo”. Por especialidades, los que más emigran son los médicos de familia, seguidos de los anestesistas.

 

El Dr. Rivas confirmaba la desigualdad existente entre comunidades autónomas: “Desde que se repartieran las competencias en Sanidad a las CCAA las diferencias no han hecho más que aumentar. En cuanto a la situación laboral no tiene nada que ver País Vasco o Navarra con Andalucía, Madrid o Castilla la Mancha”.

 

Para el vocal el mensaje que hay que transmitir a los médicos jóvenes es claro: “formarse lo mejor posible y disfrutar al máximo del periodo de residencia. Con ambas uno estará preparado para afrontar cualquier reto, por grande o difícil que éste parezca”.

 

Sobre el futuro de los médicos españoles, el Dr. Fernando Rivas manifestaba: “Deberíamos centrarnos en trabajar duro y defender nuestro modelo sanitario, demostrando que los profesionales debemos liderar el cambio que lo haga mejor y más eficiente. Es evidente que en un momento como el actual es muy difícil tratar de animar o pensar que se puede cambiar algo, y también tenemos que ser realistas y darnos cuenta que la situación va a empujar a muchos a buscar otro tipo de salidas que quizás nunca antes se plantearon, como emigrar. Pero no debemos olvidar que nuestro objetivo es el paciente, sea de donde sea y estemos donde estemos, y que deberemos luchar por un trabajo digno y un reconocimiento a nuestra tarea para poder cumplir con nuestra obligación”.

 

En la jornada interviene el catedrático de fisiología de la Facultad de Medicina y vicerrector de investigación de la Universidad Católica de Valencia, Francisco-Javier Romero Gómez, para abordar el futuro profesional en la investigación: “Parece contradictorio hablar a la vez de futuro profesional e investigación, esa es la impresión cuando lees el ERE en el Centro Príncipe Felipe (portada en la prensa mundial) o en ciernes el de la Fundación Oftalmológica del Mediterráneo y te preguntas ¿pero qué está pasando en Valencia?. Aunque desde mi punto de vista siempre hay que tener esperanza. Las universidades tenemos la obligación de continuar formando médicos, también en el ámbito investigador. El acto médico es per se un acto investigador, es parte del trabajo científico, pues de él aprendemos la experiencia, y fundamentamos la medicina basada en la evidencia”.

 

El Dr. Romero comentaba que actualmente el reconocimiento del trabajo científico actual se premia más con prestigio que con dinero, aunque apuntaba una nueva tendencia: “En estos momentos el esfuerzo se está realizando sobre todo por parte de la sociedad civil, en respuesta a las necesidades actuales. Es importante esta fórmula, entre otros aspectos, porque nos centra en dirigir las investigaciones a la realidad, a poner el foco sobre los problemas”.

 

A pesar de las dificultades actuales la medicina no puede desvincularse de la investigación, como constata el profesor: “Las nuevas generaciones se preocupan por la investigación, una constante que interiorizan como básica desde su etapa de estudiantes, pues así también se  lo hemos transmitido los docentes. En estos momentos los médicos ligan su trabajo a la investigación como parte de un todo”.

 

Respecto a la dedicación de los médicos como docentes manifestaba: “Siempre necesitaremos médicos que se dediquen a la docencia,  y sería positivo que además todos ellos tuvieran una etapa de asistencia. Considero que el médico es docente por su propia esencia. La medicina no se puede estudiar a distancia, se aprende haciendo las cosas. Lo que no significa que todos tengan que finalizar siendo profesores, pero sí que es necesaria esta docencia, tanto en la parte clínica como en la pre-clínica, como orientación hacia la curación final del enfermo”.

 

El experto también valoró el coste económico que representa la formación universitaria: “Decir que la universidad pública es gratis es una falacia. No, no lo es. La universidad pública la paga el Estado. Es como si a cada estudiante se le hubiera otorgado un crédito para sus estudios en la universidad pública.

 

Según los datos de hace unos cuatro años, el promedio que costaba cada alumno por curso ascendía entre 9.000-10.000 euros”.

Desde esta perspectiva el Dr. Romero Gómez  proponía la visualización de este esfuerzo global: “habría que visualizar esta fórmula, para que los estudiantes y la sociedad fueran conscientes de ese gasto. Por una parte, que todos tengan la posibilidad de acceder a la universidad, pero a través de un buen sistema de becas por rangos. No se puede despilfarrar aprobando sin más. Por ejemplo, el que no apruebe paga. Crédito repetido, crédito pagado. O estudias a la primera y lo sacas, o pagas”.

 

Respecto al futuro de los médicos, se mostraba esperanzado: “hay que transmitir a los médicos que deben ser actores de la investigación y que, a pesar de todo, la ilusión por la profesión no se debe perder”.

 

El ámbito de la sanidad privada lo aborda el director general de Ribera Salud, Alberto de Rosa Torner, quien explica el proceso de cambio hacia un sector público-privado que aumentará la oferta de empleo. “Es evidente que el empleador principal va a ser siempre la Administración, pero la evolución del modelo de colaboración público privada en los últimos diez años, en el que se ha ido ampliando la presencia del Modelo Alzira  en la atención sanitaria, indica que esta tendencia va a más”.

“Hemos pasado ?añadía- de ser una experiencia aislada en el Hospital de la Ribera en 1999, a una situación actual en la que si incluimos los concursos públicos de los hospitales de Madrid, serán 15 las experiencias con gestión público-privada”

El Sr. De Rosa valora muy positivamente esta iniciativa del Colegio de Médicos que da a conocer las distintas alternativas y perspectivas del empleador público, público-privado y privado.

 

Preguntado sobre los elementos el sector privado que pueden resultar atractivos para el médico, el director respondía: “Desde el modelo de colaboración público-privada, entendemos que es otra alternativa laboral, y que el sector público-privado dispone de unas herramientas para la gestión de los profesionales que son distintas a las de la Administración. El Modelo Alzira mantiene los mismos valores que el sector público, intentado atraer a los mejores profesionales, reteniendo el talento, y poniendo en marcha estrategias de políticas retributivas en las que hay parte fija y una variable ligada a objetivos, planes de incentivos, además de una apuesta por la tecnología, planes de formación, docencia e investigación, desarrollo profesional, además de otros beneficios sociales como una política de conciliación laboral etc… y en definitiva, una gestión dirigida a las personas, que lo hacen sin duda atractivo para cualquier profesional”.

 

Por su parte, los médicos jóvenes pueden considerar otros alicientes del sector privado. “El desarrollo de la carrera profesional dentro a largo plazo atendiendo a la nueva sociología del sector médico y una apuesta por la tecnología de vanguardia como aliada de los profesionales. Estamos en una situación del sector en la que se están creando grupos hospitalarios importantes, lo que necesariamente supone trabajar en red, compartir conocimientos y experiencias, aplicar las mejores prácticas del sector, benchmarking que apuesta por la mejora de la calidad etc… todo ello es importante en el desarrollo de los médicos del futuro”.

 

En cuanto a la proyección de futuro de este modelo explica el experto; “El modelo de colaboración público-privada mantiene los valores y la estructura de servicio público como cualquier hospital tradicional. Entendemos que debemos adaptarnos a las necesidades del paciente, como son en la actualidad la gestión de la cronicidad, la atención al paciente frágil, la relación entre hospital y atención primaria, o la atención socio-sanitaria.

 

Es fundamental una visión longitudinal del proceso asistencial. Cualquier médico de cualquier especialidad debe de incorporar esta nueva perspectiva de atención integral del paciente en su actuación cotidiana como profesional”.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies