27 May La Sanidad no sobrevivirá sin Sinergias

Diario Médico / David Rodriguez Carenas

27/05/2013

 

 

Consejeros de Sanidad y gerentes de hospitales públicos claman por tener herramientas de gestión empresarial. Pero si la Sanidad pública quiere ser como la privada, ¿cómo quiere ser la privada? Parece que todo debe tender a la sinergia

 

“El sector privado tiene herramientas que, muy desgraciadamente, no tiene el público”, dijo a propósito de la externalización de la gestión de seis hospitales Javier Fernández-Lasquetty, consejero de Sanidad de Madrid (ver DM del 6-V2013). “Ahora la sanidad privada es más eficiente que la pública; tiene más y mejores herramientas de gestión”, señaló Pilar Román, presidenta de la Sociedad Española de Medicina Interna, en entrevista con Diario Médico (ver DM del 18-III-2013). “El sector público no deja incentivar como se debe”, lamentó hablando de recursos humanos José Ignacio Echániz, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha (ver DM del 9-IV-2013).

Es un hecho. El actual modelo de gestión sanitaria pública no da mucho más de sí. ¿Hacia dónde debe ir?. Opiniones hay varias, pero muchos dedos apuntan hacia la Sanidad privada, señalada con frecuencia como modelo.
“Es lógico que pidan contar con nuestras herramientas”, reconoce Xavier Mate, director de IDC Salud en Cataluña. “Llega un momento en el que el café para todos ya no sirve y toca ser profundamente imaginativo, con más flexibilidad y buscando distinguir a los profesionales según su esfuerzo, por ejemplo”.
Recursos  Humanos
He aquí el gran diferencial entre sectores: la gestión de los recursos humanos. “Son el gran activo del sistema público. Se ha convertido en la gran asignatura pendiente de la Administración pública”, dice Alberto de Rosa, director general de Ribera Salud.
“Nosotros no tenemos que luchar contra un Estatuto Marco que nos quite flexibilidad en recursos humanos. Puedo incentivar y desincentivar”, explica Manuel Vilches, gerente del Hospital Nisa Pardo Aravaca, en Madrid. “Tampoco estamos sujetos a la Ley de Contratos del Estado, que es magnífica para controlar, pero dificulta una gestión ágil. Los presupuestos están asignados de inicio y sin casi margen de maniobra. Por eso es muy lógico que el sector público quiera las herramientas del privado, ya que éste gestiona, mientras que el primero ahora sólo administra”.

 

Un modelo actual
La flexibilidad en la gestión de los recursos humanos es la herramienta que más valora la Sanidad privada y la que más pide la pública
Un modelo de futuro
Respecto a lo que aún le falta por desarrollar a la Sanidad privada, las TIC, representadas sobre todo en la Salud móvil y electrónica suponen el mayor reto.
“Hay que alejarse de las rigideces de lo funcionarial e incorporar herramientas de la gestión empresarial -más que privada-“, señala Ignacio Martínez-Jover, gerente del Hospital de Torrejón (Madrid), gestionado por Sanitas, marcando también como clave la gestión de recursos humanos. Pero no olvida otras herramientas: “Agrupamos centros para negociar en las compras, la flexibilidad nos permite introducir los últimos avances tecnológicos de forma rápida y podemos tener una cartera de servicios muy completa, trasladando al profesional, y no al paciente. Hay que ser ágiles, moverse y buscar sinergias”.

“Hay que convertir al hospital en la gran empresa de todos, con transparencia, competencia regulada y autonomía de gestión”, anima De Rosa.

En definitiva, “la Sanidad pública ha de conseguir la eficiencia de la gestión empresarial para que los números le salgan”, concluye Martínez-Jover.

 

Otras Herramientas
Pero el sector privado también tiene que renovarse para no morir. ¿Qué le falta por hacer? “Aún estamos en transformación. Tenemos que replantearnos muchas cosas, buscando sobre todo más visión a largo plazo y grupos más potentes. Esto ya empieza a ocurrir en España”, recuerda De Rosa, con la unión de Quirón y USP como ejemplo. De hecho, Ribera Salud ya valoró en su momento esa opción: “Todos estamos atentos a posibles aumentos de tamaño, que facilitan ser más eficiente, porque éste es un sector con economía de escala”.
“Hay grandes posibilidades de ser eficientes para que el paciente no lo note o lo haga para bien: grandes alianzas, redes, proyectos compartidos… Se busca masa crítica”, enumera al respecto Mate.

Pero casi todos se ponen de acuerdo al señalar el mayor reto de futuro para la Sanidad privada: las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC). “Las formas de comunicación aumentarán y la tecnología nos ayudará, por ejemplo en la gestión de crónicos”, advierte el gerente del Hospital de Torrejón. “El paciente es soberano, y para retenerlo necesito lo último en tecnología. Por eso tenemos en marcha proyectos innovadores en Salud móvil y electrónica”, señala el gerente de Nisa Pardo  Aravaca.

Esta movilidad y digitalización ayudará a llegar al domicilio y a las residencias, a hacer gestión en red, según el director de Ribera Salud, que apuesta también por imitar a otros sectores: “¿Por qué todos los hospitales tienen que tener grandes almacenes Se puede tener una logística común y ser más delgado en lo no asistencial”.

A propósito de las TIC, el director de IDC Salud en Cataluña, que también apunta a las compras como un territorio por descubrir, lamenta que aún se priorice la presencia física: “Trabajamos para abandonar el hospital al prestar la atención. Lo importante no es el edificio”.
Pero también hay deseos que dependen de la Administración pública: “Sueño con un escenario en igualdad de oportunidades, con una historia clínica electrónica para todo el SNS, sin duplicidades. Estamos desaprovechando muchos recursos”.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies