10 Feb Ribera Salud defiende el modelo capitativo como respuesta al déficit

12022013090321Mesa

Redacción Médica / Javier Barbado y Raquel Lozano

10/02/2013

 

 

El director general de Ribera Salud, Alberto de Rosa, ha destacado que, en la Comunidad Valenciana, el hospital no es el elemento más importante, ya que se hallan a la misma altura la prevención, la atención al paciente y la integración asistencial en general, y ha exhortado a que el modelo capitativo se exporte allí donde se requiera una estrategia adecuada en la consecución de resultados en salud y en sostenimiento de las prestaciones. En segundo lugar, ha citado la dirección de recursos humanos como otra de las vertientes que se debe alinear con los objetivos e intereses de los propios sanitarios y de la Administración pública, que se resumen en la calidad asistencial del enfermo y en premiar a quien mejor lo hace.

De Rosa también aludió a un “proyecto de sinergias” del grupo que dirige, y mencionó los hospitales de Torrevieja y Vinalopó, en los que se analizó el impacto de  esa manera de trabajar (por ejemplo, la repercusión de una central de compras conjunta para los dos hospitales, que produjo un ahorro y evidenció la validez de la transparencia en la negociación de adquisiciones).

Por último, ha definido como retos para el futuro “una visión global con una estrategia, al mismo tiempo, local; la gestión del paciente crónico y pluripatológico y la búsqueda de alianzas para buscar soluciones conjuntas en el sistema”.

Alberto Giménez, presidente de la Fundación Economía y Salud, ha recordado que el coste sanitario asociado al envejecimiento de la población “es algo sabido desde hace más de veinte años” como así lo demuestra la multitud de normas, leyes e informes elaborados sobre ello. Ha citado la unión de las estructuras de sanidad y de atención socio-sanitaria como el camino correcto hacia la salud del ciudadano, para lo cual “debemos crear protocolos y mecanismos de coordinación” que lo hagan posible.

Atención Primaria, hospital, atención a domicilio fusionados en “consorcios”, como se hace en la actualidad en Castilla-La Mancha, supondría importantes ahorros, según este directivo, que citó un ejemplo concreto de la asistencia socio-sanitaria en Canadá que cumple esas características y que ha logrado un ahorro del 20 por ciento del coste de las prestaciones.­­

Giménez informó de que, en España, existen 50.000 plazas residenciales para ancianos vacías que costarían al Estado 700 millones de euros pero que, al mismo tiempo, generarían un retorno de 800 si estuviesen atendidas por personal especializado. Acto seguido, anunció la próxima presentación en Bruselas de un Plan de Creación de Infraestructuras Sanitarias por parte de la Fundación que encabeza, que, de llevarse a la práctica, supondría un ahorro y eficiencia considerables.

Cristina Granados, directora gerente de la gerencia de Atención Integrada del área de Guadalajara, dio a conocer el Plan de Garantías que se lleva a cabo en el hospital que dirige, y, asimismo, citó los modelos de gestión público-privada (concesionales, PFI y PPP) que se van a implantar en Castilla-La Mancha. Los hospitales de Tomelloso y Villarrobledo, además, se regirán por una misma gerencia, según confirmó. Las fórmulas mixtas de gestión se plantean también para el Hospital de Toledo entre otros, concretó.

Granados recordó la reducción en 468 millones de euros en 2012 del gasto real en la sanidad castellano-manchega, un esfuerzo muy importante que, sin embargo, no ha logrado el objetivo que se propuso el equipo directivo cuando diseñó su estrategia, que continúa en marcha este año. Además, anunció la firma de contratos de gestión del Sescam con los gerentes de áreas integradas para conseguir sus propósitos.

Por último, Virtudes Rocamora, directora económica del Departamento de Salud de Orihuela (Alicante), aventuró que, en gastos de personal, se han logrado ahorros considerables aunque con medidas nada deseables como la supresión de la paga extra, los cambios en la carrera profesional o la disminución de guardias.

En cuanto a las acciones internas, el departamento al que pertenece Rocamora ha conformado comisiones que han logrado disminuciones importantes en los gastos. En consumo de farmacia –apuntó–, se hizo uso de la Comisión de Farmacia y Productos Terapéuticos para regular la prescripción de determinados medicamentos, y, en la actualidad, el gasto en este capítulo ronda los 200 millones de euros.

Según Rocamora, las medidas adoptadas sin merma de la calidad y de la cantidad de la asistencia han logrado tanto mejorar a corto plazo las tasas de gasto como, ante todo, cambiar la tendencia a perder fondos aprovechables: “Si mantenemos esta actitud en el tiempo tendrá lugar un cambio cultural en las organizaciones sanitarias”, sentenció.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies