17 Ene Motor económico que genera bienestar y empleo

Medical Economics / G.S.S.

17/01/2012

 

 

Después de 13 años de existencia el modelo Alzira ha demostrado ser factible y viable, tanto desde el punto de vista asistencial como económico.
La clave del llamado modelo Alzira se encuentra en asumir que los centros públicos de gestión privada deben funcionar con los mismos criterios que el resto de hospitales públicos, porque la financiación, control y propiedad son públicos, y la prestación es privada.
Después de 13 años de existencia, el modelo Alzira ha demostrado que esta novedosa fórmula de colaboración público-privada es factible y viable tanto desde el punto de vista asistencial como económico.
El modelo combina la fortaleza del sistema público, con la flexibilidad de la iniciativa privada, patente en la introducción de estrategias de recursos humanos, gestión clínica más flexible e innovación en tecnologías y sistemas de información, entre otros aspectos. Todo ello sin que la administración pierda el control de la gestión.
Como valor añadido, en el modelo Alzira el gasto es un 25% menor respecto a los centros gestionados directamente por la administración, según la Consejeria de Sanidad del Gobierno valenciano. Y el 91% de los pacientes valora este modelo sanitario como “muy satisfactorio”, según las encuestas realizadas en los hospitales públicos gestionados por el Grupo Ribera Salud. Un dato mas: el 94% de los pacientes desconoce si esos hospitales son de gestión pública o privada, lo que demuestra que al ciudadano lo que le preocupa es como se gestiona, no quien lo hace.
Además, el modelo Alzira se ha convertido también en un motor económico generador de bienestar y empleo, ya que “el ciudadano sale beneficiado con este sistema, porque exige mas a los servicios públicos y este modelo responde mejor a sus requerimientos”, comentan sus responsables. Este beneficio se concreta en una mayor accesibilidad, mejores infraestructuras, más cercanía, menor tiempo de respuesta y un trato mas personalizado.
Todo ello contribuye a mejorar la calidad asistencial.
¿Y que ofrece el modelo a los profesionales sanitarios? Supone, entre otras cosas, estabilidad laboral, promoción, reconocimiento y la oportunidad de desarrollar su carrera profesional con modernas herramientas de gestión, autonomía y participación en la gestión de los procesos asistenciales, así como una firme apuesta por la docencia y la investigación (el Hospital de Alzira es universitario desde el 2007).
No solo el Hospital de Alzira se halla bajo el paraguas de la gestión privada integral. En estos momentos el modelo está implantado en otros seis hospitales: Torrevieja, Denia, Manises y Vinalopó-Elche, todos ellos en la Comunidad Valenciana. A ellos se suman Valdemoro y Torrejón en la Comunidad de Madrid, en los que la gestión privada se circunscribe al ámbito hospitalario. Próximamente, otros dos en Madrid, Móstoles y Collado Villalba, se incorporaran a esta línea, a la que hay que añadir el Laboratorio Clínico Central de la Comunidad madrileña que, desde el Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes, da servicio a seis hospitales públicos y a más de 1,2 millones de ciudadanos.
¿Qué futuro le espera al modelo Alzira? Según los expertos, la profunda, global y larga crisis económica- financiera, obligara a la Administracion a plantearse en serio la colaboración público-privada en sus sistemas sanitarios. Según la consultora McKinsey, el gasto sanitario de las comunidades autónomas para 2020, ascenderá a 135.000 millones de euros.
Además la consultora predice un déficit de 20.000 médicos, al tiempo que se dispararan los costes de los tratamientos.
Y aquí, la colaboración público-privada tiene mucho que decir y aportar

Las fortalezas del modelo

Los puntos fuertes que presenta el modelo Alzira, se podrían resumir así, según su destinatario:
-Para los pacientes. Calidad percibida, humanización de la asistencia, trato personalizado, mayor privacidad y confort, mayor accesibilidad, menor tiempo de respuesta y tecnología al servicio del ciudadano.
-Para los profesionales. Estabilidad laboral, sistema retributivo innovador, oportunidad de desarrollo y carrera profesional, docencia e investigación y apuesta por la tecnología.
-Para la Administracion. Mantiene el control de la prestación. Las inversiones van a cargo del concesionario, que asume también el riesgo financiero. Descarga de los presupuestos públicos, coste inferior a la media de la gestión publica, innovación en tecnologías y sistemas de gestión y aportación de recursos humanos complementarios.

 

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies