02 Dic Cospedal anuncia gestión público-privada para varios hospitales

Redaccion Medica /

02/12/2011

 

 

La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha anunciado este viernes un aumento de la jornada de los empleados públicos en 2,5 horas, de tal forma que pasarán de las 35 semanales a 37,5; una reducción bruta del 3 por ciento del salario total de todos los funcionarios “con carácter transitorio” -a través de la rebaja del 10 por ciento del complemento específico y asimilado- y recurrir a la gestión público-privada en algunos hospitales de la región que son actualmente “inviables”.

En concreto, esta medida afectará a los hospitales de Almansa, Villarrobledo, Manzanares y Tomelloso, aunque los ciudadanos “no van a notar cuando entren a un centro sanitario nada diferente de lo que notan ahora”, según ha avanzado Cospedal, en una rueda de prensa en la que ha estado respaldada por su marido, Ignacio López del Hierro y el Consejo de Gobierno al completo, cuyos miembros, incluida ella, han renunciado a sus pagas extras y a los coches oficiales.

Estas son solo algunas de las medidas que conforman la segunda parte del Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos de Castilla-La Mancha (que pretende un ahorro de 350 millones, que se suman a los 1.815 de la primera parte) que ha presentado Cospedal, en el que se incluye, asimismo, “reconsiderar” la gratuidad universal de materiales, que irá en función de la renta, criterio que también se valorará a la hora de conceder prestaciones sociales.

Cospedal ha adelantado además la decisión del Ejecutivo de prorrogar los presupuestos actuales durante todo el año 2012, y la aprobación (en un próximo Consejo de Gobierno a celebrar en Albacete el día 7 de diciembre) de la Ley de Estabilidad Presupuestaria de Castilla-La Mancha.

Afectará a los nuevos proyectos en Cuenca, Guadalajara y Toledo
La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, ha avanzado que las fórmulas de colaboración con el sector privado se aplicarán “para todo lo que vaya a ser en el futuro desarrollo de nuevas infraestructuras” en los ámbitos sanitario y sociosanitario.

Esta medida, incluida en la segunda parte del Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos, afectará a la construcción de los hospitales que dejó en previsión el anterior Ejecutivo socialista, en referencia al hospital de Cuenca, la ampliación del hospital de Guadalajara, y el futuro hospital de Toledo.

En este punto, Cospedal se ha referido a las obras del futuro hospital de la capital regional, “donde se ha gastado una cantidad ingente de millones de euros”, la Unión Temporal de Empresas (UTE) tiene “luchas internas y recursos entre ellas” y los contratistas dicen “que la cantidad del contrato es completamente insuficiente en al menos una tercera parte para llevar a cabo el proyecto”.

Ha adelantado que en torno al proyecto de Toledo hubo hasta cinco modificaciones de contrato respecto a lo adjudicado, una de las cuales porque apareció una gravera en el terreno cuando el proyecto inicial debería tenerlo reflejado y otra para hacer una caseta de obra “por valor de 2 millones de euros”. En cualquier caso, Cospedal ha precisado que la continuidad del hospital toledano “será posible encontrando la fórmula adecuada de colaboración público-privada”.

Hospitales inviables
El Gobierno de Castilla-La Mancha también va a recurrir a la participación del sector privado en la gestión de los hospitales de Almansa, Villarrobledo, Manzanares y Tomelloso “para salvaguardar la continuidad y supervivencia” de los mismos, ya que a día de hoy “son inviables” y eso, ha agregado, era algo que “sabía muy bien el Gobierno anterior”.

No obstante, ha querido aclarar que esa gestión se acometerá “preservando siempre la gratuidad en la asistencia, la universalidad, el carácter público de la prestación, la equidad en el acceso, la calidad en la atención y la satisfacción ciudadana”, y ha insistido en que “los ciudadanos no van a notar cuando entren a un centro sanitario absolutamente nada que sea diferente a lo que notaban ahora”.

Cospedal ha señalado, en este ámbito, que las condiciones del personal estatutario se preservarán, ha afirmado que estas medidas supondrán un ahorro de 37,4 millones de euros y permitirán recuperar una inversión de 170 millones de euros prevista para el año 2012.

Dicho esto, ha advertido la necesidad de hacer “un paréntesis” en determinamos programas “imposibles de financiar en estos momentos” y de reducir el número de directivos y mandos intermedios que hay en las instituciones sanitarias, además de “eliminar y rediseñar todas las unidades administrativas que no sean estrictamente necesarias”.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies