24 Nov Boi Ruiz cree que el 'Informe Abril' es presente, no historia

Diario Médico / José Andrés Rodríguez

24/11/2011

 

 

El pasado septiembre se cumplían veinte años de la presentación del Informe Abril Martorell, encargado por el Gobierno de Felipe González. El documento hablaba de agotamiento del sistema sanitario y proponía recomendaciones como la implantación del copago, hoy de actualidad.


Las instituciones políticas reaccionaron de forma poco democrática; el ministerio no quiso ni publicar el informe”. Con esta contundencia ha recordado Lluís Bohígas, ahora director de Relaciones Internacionales de Roche Diagnósticos, las reacciones que provocó la aparición del informe Abril Martorell. Con motivo del vigésimo aniversario de su presentación, el Club Salud y Farma Esade Alumni han organizado en Barcelona la mesa redonda El informe Abril. Pasado, presente y futuro.

Un anuncio polémico
El documento cobra actualidad, ya que proponía medidas, como la introducción de un tiquet moderador, que están en el centro del debate sobre las reformas que necesita el sistema sanitario público. Anteayer, como informó diariomedico.com, Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña, anunció que su Gobierno estaba sopesando su implantación.

Bohígas, que fue vocal de la Comisión de Análisis y Evaluación del Sistema Nacional de Salud, creada en 1990 y presidida por Fernando Abril Martorell, recuerda “un ejercicio democrático que permitió a expertos independientes trabajar sin interferencias políticas”.

Pero el informe fue tachado de excesivamente economicista, ya que proponía medidas, como la “extensión del copago farmacéutico a los pensionistas”, que no se aplicaron. Muchas de las recomendaciones de mayor calado tampoco se llevaron a cabo, aunque otras, “como la reforma del Consejo Interterritorial”, sí vieron la luz.

Joan Josep Artells, director de la Fundación Salud, Innovación y Sociedad de Novartis, también participó en la elaboración del informe y ha comentado algunas de sus líneas maestras: “Estabilidad del gasto, incentivar la profesionalización, promover la conciencia del coste entre los ciudadanos y crear las condiciones para que se diera una competencia real entre los proveedores”. Todo ello para realizar una serie de cambios estructurales orientados a “liquidar la herencia de la Seguridad Social franquista” y dar respuesta a los importantes cambios sociales, como el envejecimiento de la población.

Veinte años dando dinero
Según Boi Ruiz, consejero de Salud de la Generalitat de Cataluña, “el Informe Abril no es historia; es presente”, porque el sistema “necesita muchas de las reformas que planteaba”. Ruiz ha recordado que hubo más informes, como el Fedea McKinsey o el Vilardell, que coincidían en la necesidad de “enjugar la deuda, incrementar los impuestos finalistas, estudiar el copago y potenciar la evaluación según el coste-efectividad”. A su juicio, “lo único que hemos hecho hasta ahora para aguantar las tensiones de las que avisaba el informe ha sido poner más dinero”.

Algunas de las medidas

El Informe Abril Martorell recogía 64 sugerencias para reformar el sistema sanitario español. Según Esade, algunas de las principales eran:
– Potenciar las funciones del Consejo Interterritorial.
– Separar la financiación (pública) de la provisión de servicios (pública y privada) para mejorar la eficiencia.
– Promover la participación responsable del personal médico en la gestión.
– La facturación con indicación de todos los costes debería ser sistemática, tanto para recuperar ingresos que se pierden como para trasladar al usuario una información del consumo de recursos
– Instaurar los conceptos de “prestación adicional” y “complementaria”, cofinanciadas por el usuario.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies