07 Nov La facturación global de las grandes empresas apenas cayó un 3,5% en 2010

Sanifax /

07/11/2011

 

 

Destaca el comportamiento de las firmas ligadas a la sanidad, como Ribera Salud, que facturó un 27% más, mientras que todas las principales constructoras locales retroceden

La crisis ha impactado en la facturación de las empresas que ocupan los primeros puestos en actividad en la Comunidad Valenciana, pero a tenor de los últimos datos disponibles ya en el Registro Mercantil, correspondientes al ejercicio de 2010, la caída de ingresos global ha atenuado la tendencia que mostró un año antes.
De hecho, en el caso de las empresas que superan los 100 millones de euros de facturación en la Comunidad Valenciana que han depositado ya sus datos, si se exceptúa a los dos gigantes, Mercadona y Consum y grandes firmas de capital no valenciano, el descenso de ventas global fue de apenas el 3,5%. La explicación se encuentra en que, mientras algunas han continuado la senda descendente iniciada en 2008, especialmente en el ámbito de la construcción, residencial y obra pública, otras compañías han mostrado un fuerte vigor en su actividad pese al recrudecimiento de la crisis.
Es el caso de Anecoop, que cerró su ejercicio anual el pasado 30 de septiembre con una facturación de 450,35 millones de euros, un 2,5% superior a la del año anterior. O la distribuidora de productos para farmacias, Centro Farmacéutico, que alcanzó unas ventas de 368,66 millones, prácticamente un 10% por encima de los datos de 2009, un porcentaje similar al registrado por Levantina y Asociados de Minerales, que cerró el pasado ejercicio con una facturación de 198,4 millones de euros.
En la órbita de Mercadona, el proveedor de productos cárnicos Martínez Loriente sigue sacando partido a su apuesta por la innovación y según los datos registrales, obtuvo unos ingresos de 472,87 millones de euros, lo que representa una subida del 2,6%. Importaco de la familia Pons recuperó el nivel de 2008 al facturar 173,66 millones.
El negocio de la distribución minorista se mantuvo fuerte, como demuestra el crecimiento del 6,6% de MasyMas, que obtuvo 193,44 millones. Y el tirón del Puerto de de Valencia permitió a Marítima Valenciana (actualmente Noatum) seguir incrementando negocio, hasta alcanzar los 141,53 millones de euros, un 13% más que el año anterior.
El mejor comportamiento lo mostró, no obstante, una empresa del ámbito hospitalario, Ribera Salud, que gestiona el Hospital de Alzira. Sus ingresos ascendieron a 185,59 millones de euros, lo que supone un incremento del 27,5% respecto a los del ejercicio de 2009.
El paquete de compañías que mejoran sus cifras incluye también al Grupo Ros Casares, que se recupera de la caída de actividad que experimentó el sector siderometalúrgico en 2009 y facturó 219,92 millones.
En el capítulo de retrocesos en las ventas se incluyen todas las constructoras. Hormigones Martínez acabó el pasado año con unos ingresos de 143,94 millones de euros. Más suave fue el descenso experimentado por Cyes Infraestructuras, cuyas ventas alcanzaron los 182,4 millones de euros. A poca distancia, Enrique Ortiz e Hijos ingresó 162,98 millones, lo que supone una disminución respecto al año anterior, pero sigue representando un 50% más de negocio que en 2008.
Todavía en el ámbito de la construcción, aunque con inclinación más exclusiva por la obra pública, Rover Alcisa acabó el año con una facturación de 121,79 millones de euros. Pavasal se mantiene, a falta de que los Batalla depositen sus cuentas, como uno de los grandes referentes del sector, aunque sus ingresos bajaron hasta los 214,5 millones de euros, y Ecisa se descuelga del grupo de los 100 millones de euros y se queda en 92,86 millones.
La crisis está demostrando una capacidad de penetración ante la que sólo unos pocos han conseguido levantar muros de protección. Es capaz de reducir la facturación de un gigante como el distribuidor de Coca-Cola, Colebega, que acabó 2010 con una facturación de 437 millones de euros, según los datos del Registro Mercantil que luego son dados a conocer por KPMG.
Se ha sentido en un negocio tan sensible al consumo como el de las autopistas, provocando que Autopistas del Mediterráneo (Aumar) pierda el umbral de los 300 millones de euros (sus ventas ascendieron a 296,84 millones), y se ha extendido a una industria alimentaria como Dacsa, con unos ingresos de 211,18 millones, o E. Martinavarro que obtuvo 126,39 millones.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies