03 Nov Asturias, Madrid y Valencia descartan el copago y piden nuevas fórmulas de gestión

Lne.es / Eduardo García

03/11/2011

 

 

El copago sanitario tendrá que esperar, al menos si las previsiones electorales se confirman para el próximo día 20. Los consejeros de Salud de Madrid y la Comunidad Valenciana descartaron ayer, por completo, que un posible Gobierno del PP vaya a institucionalizar el pago del usuario por los servicios sanitarios. El consejero valenciano Luis Rosado argumentó que la medida no iba a ser ni siquiera eficaz: «También sube el precio del tabaco y sin embargo, después de un primer bajón de consumo, la gente no deja por ello de fumar».

El consejero de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, evitó ambigüedades: «El copago no está en el programa del PP», pero anunció que todos los madrileños usuarios de la sanidad pública recibirán, a partir de ahora, una vez al año, su «factura informativa» con los gastos que ha generado en la atención primaria, «porque todos tienen que conocer lo que valen las cosas. Los pacientes, pero también los profesionales».

El consejero de Sanidad del Principado de Asturias, José María Navia-Osorio, también se apuntó al «no» aludiendo, asimismo, al programa de Foro Asturias. También aquí hay razones complementarias de eficacia administrativa. «El copago dicen que puede tener un efecto disuasorio, y sin embargo no es así. Si se pone un euro de pago por consulta, ¿a cuánto asciende el gasto de gestión para el cobro de esas cantidades?», se pregunta. Lo comido por lo servido, o quizá ni eso.

Navia-Osorio, Lasquetty y Rosado participaron ayer en Oviedo en un debate sobre el futuro de la atención primaria. Era el primer evento del 33.º Congreso Nacional de la SEMERGEN, una reunión a tres bandas (a cuatro si incluimos al presidente de la entidad, Julio Zarco) con muchos puntos de coincidencia en el diagnóstico.

El peor panorama lo pintó Luis Rosado: «Este modelo no puede sostenerse porque el gasto sanitario, tal y como asciende cada año, no nos va a llevar muy lejos». Para el 2050, recordó, España puede llegar a ser el país del mundo más envejecido. Y para el 2020, que está a la vuelta de la esquina, las previsiones son que el 70% de la población española sufrirá alguna enfermedad crónica.

Javier Fernández-Lasquetty hizo hincapié en que su comunidad, Madrid, tiene la esperanza de vida más alta de España, ya rondando los 83 años. Pero no se trata de llegar a muy viejos, sino de llegar bien. Ese envejecimiento de la población ha obligado a la comunidad de Esperanza Aguirre a crear en los últimos años 74 nuevos centros de salud, un número muy aproximado a los que funcionan en toda Asturias.

Contra la crisis, soluciones. El consejero de Sanidad del Principado de Asturias, Navia-Osorio, quiso restar dramatismo a la palabra ahorro «que ahora suena tan mal» porque, a su juicio, «cuando hablamos de ahorro hablamos de buena gestión». Puso como ejemplo los tres millones de euros que Asturias se ha ahorrado con las buenas prácticas en las nueve unidades de gestión clínica que funcionan en la región. Un modelo que el Consejero defendió con pasión en el auditorio del Calatrava. «El resultado económico ha sido magnífico, pero es que además el 85% de los usuarios ha mostrado su satisfacción por el servicio sanitario recibido».

Javier Fernández-Lasquetty se refirió a otra iniciativa de la Administración madrileña que a su juicio está dando buenos resultados: la libre elección de médico. «Cuando lo decidimos hace unos trece meses, muchos nos dijeron que aquello iba a ser un caos. Desde entonces, 280.000 madrileños han escogido un médico de familia distinto al asignado». La medida se extendió después a la libre elección de médico en el ámbito hospitalario, el 7,6% de los pacientes madrileños ha acudido a un especialista en un hospital distinto al que le corresponde por geografía urbana.

El ejemplo de buena gestión alejada de purismos que puso el consejero valenciano Luis Rosado fue el del mix asistencial. «Más de un millón de valencianos disfrutan de asistencia pública y de gestión sanitaria privada». Es decir, centros sanitarios de titularidad pública que están gestionados desde el ámbito privado. «Esto se ha puesto en marcha hace ya diez años y la cosa funciona». También en la Comunidad Valenciana tienen unidades de gestión para sus centros de salud.

Los tres consejeros están de acuerdo en el desarrollo de un modelo retributivo que una cantidades fijas y variables. «Lo ideal es que nadie tuviera la misma retribución», manifestó Luis Rosado. «Lo de los complementos fijos y lineales es una estafa a nosotros mismos que debemos evitar por decencia y decoro», añadió Lasquetty. «El problema es que no hay un sistema objetivo de medición» del trabajo de cada cual, dijo Navia-Osorio.

El consejero asturiano prevé, por otra parte, que el más de un centenar de camas que no han sido reprogramadas en los hospitales asturianos tras el parón del verano comenzarán a funcionar en breve «cuando el invierno y la gripe no nos deje otro remedio». Esas camas están hoy inoperativas «sencillamente porque no hacen falta».

Antes de comenzar el acto, el consejero madrileño aludió a «la catástrofe del Gobierno de Zapatero» y defendió el que los médicos puedan compatibilizar su trabajo en la sanidad pública con sus consultas privadas. «En Madrid este es un tema que se solucionó en el año 2004. En sus horas libres, los médicos que hagan lo que quieran».

Algo parecido vino a decir el consejero valenciano Luis Rosado: «Se ha demostrado que trabajar también para la medicina privada no supone ninguna desmotivación de los profesionales en su dedicación a la pública».

Asturias es la única comunidad española donde hay dedicación exclusiva para los médicos que trabajan para el Servicio de Salud del Principado, pero el consejero José María Navia-Osorio se reiteró en sus declaraciones recientes al respecto: «La dedicación exclusiva no es una prioridad en este momento. Nosotros trabajamos para solucionar los problemas importantes, éste es accesorio y secundario».

Navia-Osorio se refirió a la entrada en vigor del sistema de prescripción de medicamento por principio activo. No va a ser una panacea económica, tiene claro el Consejero. «Las farmacias se adaptan a la nueva situación, pero el ahorro de esta medida va a ser pequeño, un 3 o un 5 por ciento. Estaría encantado de equivocarme, pero no lo creo».

Uno de los retos del sistema de atención primaria en España -otra coincidencia general- se centra en las nuevas estrategias de atención a los enfermos crónicos, en clara progresión numérica. Y ahí se puso el dedo en la llaga sobre el trabajo de los profesionales de la enfermería.

«La enfermería no ha encontrado todavía su rol definitivo en la atención primaria», señaló el consejero asturiano. Para el valenciano se requiere un mayor protagonismo «de gestión de casos» por parte de este sector no siempre valorado en su justa medida. «El verdadero medicamento del futuro va a ser la tecnología, y esa tecnología es información y autocuidados», explicó Rosado. «Al próximo ministro de Sanidad le auguro un mandato muy difícil», avisó Navia-Osorio.

«El resultado económico de las unidades de gestión clínica ha sido magnífico»



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies