02 Ago "En Ribera Salud somos un 25 por ciento más baratos que en el sector público y eso se puede aprovechar”

En buenas manos / Bartolome Beltran

02/08/2011

 

La sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS) se ha convertido en una preocupación de la sociedad en general y, sin duda, está dando que hablar. En estos momentos, las miradas están puestas en prestar atención al análisis de las voces más autorizadas del sector sobre la complicada situación que atraviesa el sistema en la actualidad. Ahora le ha llegado el turno al Director General de Ribera Salud, Alberto de Rosa, quien en una entrevista publicada en el diario ‘El País’ dejó un mensaje claro, “es momento de tomárselo con tranquilidad y de planificar bien las reformas”.

Ribera Salud es una empresa de gestión y asistencia sanitaria concertada con la sanidad pública. Están presentes, sobre todo, en la Comunidad Valenciana (Alzira, Torrevieja, Dénia, Manises y Elche), y a Madrid llegaron para hacerse cargo de las analíticas de varios de los nuevos hospitales. Por ello, en la entrevista que Emilio de Benito ha realizado a al director de Ribera Salud, abordaron la cuestión de que la crisis de la sanidad podría ser buena para su negocio, ante lo que de Rosa se mostró seguro, “nosotros surgimos como una muestra de voluntad para reformar antes de la crisis. Y la crisis es el momento para acometer reformas”. Mejorar la flexibilidad del sistema, aumentar la eficiencia mediante una mayor productividad de los recursos humanos, introducir herramientas modernas de la gestión de recursos humanos, los sistemas de información y el manejo de la cronicidad, e intensificar la colaboración público-privada, son los campos en los que el dirigente considera que se deben aplicar reformas.

“Hay que dar respuesta de manera inmediata a la deuda con los proveedores. Habría que hacer un plan de choque y acabar con el déficit, porque se está presupuestando por debajo de lo que se gasta, y ese déficit es el que genera la deuda, que ya está en unos 12.000 millones”, aseguró. Ante el riesgo de que las comunidades puedan tener la tentación de gastar como hasta ahora si se lograra acabar con la deuda adquirida, de Rosa opina que no existe tal riesgo, ya que él no propone darles el dinero a fondo perdido. De la misma manera que el país tiene un FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) para ayudar al sistema financiero, él propone un FROB para el sanitario mediante préstamos a las comunidades que tendrán que devolver, y a cambio de que elaboren planes de reformas estructurales. “Una vez que el sistema esté bien gestionado y en funcionamiento habrá que ver si hay que tomar otras medidas”, explicó.

La opción de que la solución podría llevarse a cabo únicamente con los gestores públicos, de Rosa afirmó que ellos (gestores privados) “hacen las cosas un 25 por ciento más barato, y eso se puede aprovechar. Tenemos una mayor facilidad para usar con flexibilidad los recursos y tomar decisiones. El sistema público tiene problemas para realizar una buena gestión clínica y le es difícil tomar decisiones porque no tienen una buena información. Y no tenemos tantas restricciones en la gestión”.

Aún en tiempo de crisis, de Rosa considera que hay cosas que están claras, como que la construcción de nuevos hospitales se va a ralentizar. Por ello, indica que ha que buscar nuevas iniciativas, a las que llama “transversales”, como unificar los laboratorios para las analíticas, o los servicios de radiología y la logística.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies